(Minghui.org) Tener buena salud es el sueño de todos, pero muchos sufren de dolencias que ni siquiera la medicina moderna puede curar. Falun Dafa, sin embargo, ha permitido a muchos de sus practicantes recuperarse de enfermedades incurables. Basado en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, Falun Dafa fue presentado al público el 13 de mayo de 1992. En los últimos 28 años, los practicantes de más de 100 países han mejorado su salud, elevado su carácter moral y se han convertido en mejores ciudadanos.

En 1998, seis años después de la introducción de Falun Dafa, la Administración General de Deportes de China organizó a los profesionales de la salud para realizar un total de cinco encuestas sobre los efectos curativos de Falun Dafa. Participaron casi 35.000 practicantes en Beijing, Wuhan (la capital de la provincia de Hubei), Dalian (una ciudad metropolitana de la provincia de Liaoning) y la provincia de Guangdong.

Los resultados mostraron que el 98% de los participantes habían experimentado una mejora de su salud física y ahorraron un promedio de unos 20 millones de yuanes (o 3 millones de dólares) en gastos médicos por año para sus empleadores.

Zhuan Falun, contiene las principales enseñanzas de Falun Dafa escritas por su fundador, el Sr. Li Hongzhi, se publicó en China a fines de 1994. Dos años después, se convirtió en uno de los diez libros más vendidos en China. Actualmente traducido a más de 40 idiomas, es el libro chino que a más idiomas extranjeros se ha traducido.

Esta serie es una colección de experiencias de practicantes de Falun Dafa que se han beneficiado enormemente al leer el libro y vivir según los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia.

* * *

(Continuación de la Parte 5)

En comparación con otras dolencias corporales, el hecho de estar físicamente discapacitado no sólo significa incomodidad, sino también estrés mental y a veces discriminación social. A continuación se presentan algunas historias de practicantes de Falun Dafa que se han recuperado milagrosamente de sus discapacidades, recuperando su salud así como su felicidad.

Lesiones laborales e incapacidades

El Sr. Wang Shenghua, un conductor de transporte público de la ciudad de Weifang, provincia de Shandong, sufrió graves quemaduras mientras intentaba salvar propiedad pública de un incendio. Las quemaduras cubrieron aproximadamente el 30% de todo su cuerpo.

Aunque sobrevivió al incendio, terminó con una larga lista de secuelas, incluyendo grandes áreas de su piel cubiertas de pus y sangre, anormalidades precancerosas en su piel, enfermedades cardíacas, hipertensión, artritis e insomnio severo. La medicina moderna tuvo poco efecto en su condición. Debido al alto costo de su tratamiento médico, su empleador dejó de pagar su tratamiento, a pesar de que se le otorgó el título de "Héroe combatiente de incendios".

Bajo la tremenda presión de su condición física y sus crecientes facturas médicas, el Sr. Wang comenzó a tener un colapso mental. Su esposa, la Sra. Dai Zongzhen, se agotó en el proceso de cuidarlo y comenzó a desarrollar enfermedades del corazón y los riñones. La pareja se peleaba con frecuencia debido a sus dificultades financieras. Este conflicto creó una atmósfera familiar inestable para su hija, Wang Peng, que se volvió cada vez más reservada y desanimada sobre su propia vida.

El destino de la pareja dio un giro para mejor cuando ambos comenzaron a practicar Falun Dafa en el verano de 1995. En pocos días, los síntomas del Sr. Wang desaparecieron y la salud de la Sra. Dai se recuperó también. Usaron los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia para medirse en su vida diaria y en el trabajo, ganándose el elogio de sus superiores y compañeros de trabajo. Su hija también se recuperó, transformándose de solitaria y reservada a extrovertida y madura. Falun Dafa trajo salud y felicidad a su familia.

Se les impusieron condiciones de trabajo forzado y se vieron obligados a huir de su casa para evitar más persecuciones. La madre y los dos hermanos menores de la Sra. Dai fueron perseguidos hasta la muerte, y su cuñada sufrió un derrame cerebral como consecuencia del repentino impacto.

Un minero del carbón paralizado vuelve a caminar

Un informe de Minghui del 30 de abril de 2016 describió la historia del Sr. Qing Yan, un trabajador de una mina de carbón que resultó herido durante el colapso de una mina. Como resultado, sufrió fracturas por compresión en sus tres primeras vértebras lumbares. A raíz de ello, quedó paralizado de la cintura para abajo. Después de más de ocho horas de cirugía de fusión espinal, se usaron una placa de acero y tornillos para fijar y estabilizar su columna vertebral. Aunque la placa fue extraída más tarde, tenía que sentarse en una silla de ruedas y usar muletas para desplazarse. Años de búsqueda de tratamiento médico en prestigiosos hospitales de Tianjin y Beijing no dieron ningún resultado.

Pie de foto: Una cicatriz de 15 centímetros en la espalda del Sr. Qing Yan de la cirugía de la columna vertebral

El Sr. Qing comenzó a practicar Falun Dafa en 1997 y hacía los ejercicios desde su silla de ruedas. Su salud mejoró día a día; para el 2000 pudo pararse y caminar sin muletas. Después de que la persecución comenzó, fue a la Plaza Tiananmen en Beijing para hablar a favor de Falun Dafa. Hablaba con la gente, como con el secretario del Partido Comunista en su lugar de trabajo e incluso con los oficiales de la policía local, sobre su maravilloso proceso de curación. Andaba en bicicleta por toda la ciudad para contarle a la gente sobre Falun Dafa y su experiencia.

Un sobreviviente de una explosión se recupera completamente

El Sr. Long Tingpan, empleado de una fábrica de dispositivos electrónicos en la ciudad de Jingmen, provincia de Hubei, resultó gravemente herido durante una explosión accidental en el trabajo. Quedó con varias discapacidades y recibió la evaluación de discapacidad de primer grado por parte del gobierno. Debido a que las esquirlas de cobre, los pequeños trozos de roca y el polvo de la explosión bloquearon sus poros, no era capaz de sudar normalmente, lo que provocaba un comezón insoportable y abscesos en todo el cuerpo. Sus bronquios estaban dañados, lo que le hacía toser sangre con frecuencia. Su empleador lo envió a Shanghai y Beijing para buscar expertos médicos, sin éxito, y también gastaron dinero en medicina popular, incluyendo médicos vudú, sin ningún éxito.

Justo cuando estaba a punto de rendirse, Falun Dafa comenzó a propagarse en el área de Jingmen. El Sr. Long y su esposa, la Sra. Zhou Ping, comenzaron a practicar Falun Dafa en mayo de 1996. Pronto, sus heridas fueron curadas y su agonía desapareció, de repente, recuperó su vida.

La salud de su esposa también mejoró después de que algunas enfermedades difíciles de tratar fueron curadas a través de la práctica de Falun Dafa. Sus superiores en el trabajo los elogiaron a ambos por practicar Falun Dafa y ahorrar a sus compañías grandes cantidades de dinero en términos de gastos médicos. La pareja comenzó a conducirse de acuerdo a los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia y se esforzaron por ser mejores personas.

Después de que se inició la persecución en 1999, el Sr. Long fue condenado a 7 años de prisión y la Sra. Zhou a 9 años de prisión. La Sra. Zhou fue inyectada con una droga venenosa durante su detención en un centro de lavado de cerebro. Afortunadamente, otro practicante notó las secuelas cuando visitó a la Sra. Zhou en su casa; ella sobrevivió después de un tratamiento de emergencia.

Otras lesiones causadas por un traumatismo

Según un informe de Minghui del 2 de octubre de 2014, un hombre resultó herido mientras intentaba salvar a una víctima de un asesinato el 7 de junio de 2007. El cráneo y la oreja derecha del hombre fueron profundamente cortados por el intento de asesinato, causando pérdida de tejido cerebral y sangre.

Durante la cirugía, se descubrió que a su cráneo le faltaba un trozo de hueso de 3 cm por 2 cm de ancho, y sus pupilas se habían dilatado. El hospital emitió un aviso de muerte inminente. Se le mantuvo en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) durante 13 días y se le transfundieron 10 litros de sangre.

Durante el coma, por su propia cuenta fue hasta las puertas del infierno. Un guardia le dijo que su vida aún no estaba completa y ordenó que fuera devuelto a la vida. Él pensó que fue por haber renunciado a los Jóvenes Pioneros, una organización asociada al PCCh, por consejo de su padre, un practicante de Falun Dafa.

El hombre recibió una designación de discapacidad de tercer grado, ya que no era capaz de cuidarse a sí mismo. Sufrió dos recaídas de los síntomas neurológicos y tuvo que ser hospitalizado cada vez.

Más tarde, aprendió Falun Dafa de su padre y su función cerebral se recuperó completamente poco después. Incluso participó en la clase de entrenamiento para conductores de la región local y sobresalió durante el examen final.

Un obrero de la construcción paralizado por caerse de un techo

El Sr. Yuan Yanming, un trabajador de la construcción de la región de Daxinganling en la provincia de Heilongjiang, se cayó de un techo mientras trabajaba en marzo de 2000. Aterrizó boca arriba y terminó con una conmoción cerebral moderada, un omóplato roto, rotura de bazo, derrame pleural y tres costillas fracturadas. Estuvo hospitalizado durante varios días.

Más tarde se le diagnosticó una hernia de disco lumbar, espinas lumbares desconectadas y un pinzamiento del nervio ciático. Su médico le dijo que en tres meses le esperaba una parálisis si no se operaba. A los 40 años, parecía un hombre de 70 años y estaba sin esperanzas postrado en la cama. Tuvo un colapso mental cuando su familia se enfrentó a dificultades financieras, con gastos de matrícula de su hijo a pagar y el cuidado de los ancianos.

Un practicante de Falun Dafa le trajo una copia de Zhuan Falun en 2003. Al principio no podía sentarse y tenía que leer el libro mientras estaba acostado. En poco tiempo, pudo sentarse y leerlo. Más tarde, pudo ponerse de pie para hacer los ejercicios. Sus compañeros de trabajo, vecinos, familia y amigos estaban asombrados por su recuperación y el poder curativo de Falun Dafa.

La historia de un budista laico

El Sr. Liu Ji, un budista laico de la ciudad de Jilin, provincia de Jilin, quedó sepultado bajo un muro que se derrumbó mientras ayudaba a un pariente a demoler una casa. Su tercer disco lumbar se fracturó, causándole un dolor insoportable. Después de estar hospitalizado durante siete días, su médico le dio el alta y le dijo que lo mejor era que caminara con un bastón el resto de su vida. Buscó varias formas de tratamiento, e incluso viajó hasta la provincia de Sichuan para una sesión de curación de qigong, pero no tuvo ningún éxito.

Obtuvo una copia de Zhuan Falun en 1998 pero consideró que Falun Dafa era una forma común de qigong; por lo tanto, no lo tomó en serio.

Un día, mientras veneraba una estatua de Buda en su casa, sintió un dolor agudo en la pierna. Pensó para sí mismo: "Si Falun Dafa es una práctica recta, mi pierna dolorida debería ser curada".

Para su asombro, su deseo fue concedido y su pierna fue curada, lo que lo llevó a dedicarse al estudio de Zhuan Falun. Se dio cuenta de que todos los principios a los que se había iluminado en sus años de budismo estaban explicados en la primera sección del libro; además, encontró las respuestas a muchas preguntas que había tenido durante mucho tiempo.

Después de que se convirtió en un practicante de Falun Dafa, muchas de sus enfermedades, incluyendo los efectos persistentes del accidente, el dolor de estómago, la enfermedad renal y los hombros congelados, fueron curados. Los miembros de su familia comenzaron a practicar por sí mismos después de ser testigos de tan impresionantes cambios.

Capaz de caminar después de ser aplastado por una grúa de metal

El Sr. Sun Xueqing, un aldeano del municipio de Huanghuadian, Tianjin, fue golpeado por un armazón metálico que cayó de una grúa en diciembre de 2002. Los efectos de este golpe incluyeron dificultades para respirar, costillas rotas y un hueso pélvico roto, perforación de intestinos y arterias y una contusión renal. El hospital local emitió un aviso de estado crítico y muerte inminente.

Cuando despertó, un practicante de Falun Dafa fue a su habitación del hospital y le habló de Falun Dafa. Su esposa, quien solía practicar Falun Dafa, también trató de persuadirlo de que lo intentara. Él se decidió y anunció que empezaría a practicar.

Pronto, cosas maravillosas sucedieron. Tenía más de treinta puntos de sutura en su abdomen y varios tubos insertados, pero nada de eso le hizo daño. Sus intestinos fueron operados, pero podía comer y digerir cualquier cosa sin ninguna dificultad. Su hidronefrosis no tenía cura según su médico, pero su examen de seguimiento de tres meses mostró que todo había vuelto a la normalidad. Su lesión en el hueso pélvico le causó piernas desiguales, pero pudo caminar con normalidad después de 36 días. Pudo caminar libremente y montar en bicicleta en dos meses.

Su médico y sus enfermeras, amigos y familiares fueron testigos de su asombrosa recuperación. Desde entonces, se convirtió en una persona pacífica, despreocupada y desinteresada, y se condujo según los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia.

Enfermedades y discapacidades graves

El Sr. Li Guoliang del condado de Luyi de la provincia de Henan sufrió de espondilitis anquilosante, una condición que le hizo incapaz de doblar su columna vertebral desde el sacro hasta el cuello. Sus manos y mandíbulas apenas podían moverse, y tenía que caminar a pasos pequeños. Sus rutinas de sueño y de baño se volvieron extremadamente difíciles. Debido a esta tortuosa enfermedad, una vez tuvo un colapso mental.

Después de que empezó a practicar Falun Dafa, podía mover sus manos libremente y comer ya no era un problema - podía abrir sus mandíbulas normalmente. Más importante aún, su espíritu se elevó. Empezó a montar en triciclo y a vender pequeños productos de consumo para ganarse la vida. Aunque su condición no había sido completamente curada y no podía montar un triciclo, tenía los mangos levantados para poder sostenerlo mientras la parte superior de su cuerpo se mantenía erguida.

Le ha estado contando a la gente sobre Falun Dafa. Un ladrón escuchó su historia y sus consejos y comenzó una nueva vida haciendo pequeños negocios. Los medios de comunicación locales incluso reportaron su historia. Algunas instituciones médicas querían llevar a cabo una investigación sobre su caso, ya que sus cambios positivos estaban más allá de su conocimiento. Los médicos que lo trataban no podían creer que siguiera vivo.

Es verdaderamente un testimonio del poder de Falun Dafa que un paciente con una condición tan severa pudiera cambiar su vida después de practicar Falun Dafa.

Sin embargo, una persona tan amable era temida por el PCCh. La policía local lo arrestó; durante el proceso, lo empujaron para causarle dolor. Después de ser encerrado en la prisión, los reclusos lo golpearon tan severamente que permaneció postrado en cama por más de medio año mientras las autoridades de la prisión hacían la vista gorda a este abuso.

Hay muchas más historias como esta. El Sr. Li Cheng, del condado de Huanan de la provincia de Heilongjiang, de unos 30 años de edad, quedó incapacitado por tumores cerebrales y hemorragia talámica. Se le diagnosticaron seis tumores cerebrales en el hospital de la ciudad de Jiamusi hace 12 años; su médico determinó que sólo le quedaba un año y medio de vida. Después de practicar Falun Dafa, su salud se recuperó gradualmente y pudo cuidarse a sí mismo, incluso ganarse la vida cultivando un pedazo de tierra por su cuenta. El PCCh le dio 3 años de trabajos forzados y después 5 años de prisión por practicar Falun Dafa.

La Sra. Shao Meiqin de la ciudad de Baotou de la provincia de Hebei estuvo paralizada durante más de veinte años. Con la ayuda de los practicantes de Falun Dafa, ella misma comenzó la práctica en junio de 2005. Cinco días después, pudo caminar y hacer los cinco juegos de ejercicios sin sus muletas. Su audición, que antes estaba deteriorada, se curó. Ya no necesitó tomar sus numerosos medicamentos, ahorrando casi 10,000 yuan cada año en gastos médicos. Su segundo hijo mayor vino a visitarla desde fuera de la ciudad y se sorprendió felizmente al verla con gran salud. En una reunión familiar y en una comida, él sostuvo una copa de vino con emoción y brindó en agradecimiento al fundador de Falun Dafa.

La Sra. Jin Yanhua, instructora de la Universidad de Beihua en la provincia de Jilin, sufrió una complicación importante durante el nacimiento de su hijo y quedó paralizada y postrada en cama a partir de entonces. Cinco meses después, su marido la abandonó y se llevó a su bebé. En medio de la desesperación, se encontró con Falun Dafa. Desde entonces, se ha comportado según los principios de la Verdad-Bnevolencia-Tolerancia. Su salud mejoró... se recuperó completamente al poco tiempo. Pudo caminar e ir a trabajar de nuevo. Su familia y sus amigos estaban felices de ver su rápida transformación.

El Sr. Cheng Xinguang, residente de la ciudad de Heze, provincia de Shandong, nació con raquitismo en 1944 y ha tenido una joroba desde entonces. Después de practicar Falun Dafa, pudo ponerse de pie por primera vez en su vida. Muchos aldeanos fueron testigos del poder de Falun Dafa y algunos incluso comenzaron a practicar. Un oficial de policía que lo conocía dijo: "Él solía tener una joroba. Ahora está parado derecho, y apenas lo reconozco. Falun Dafa es realmente asombroso". El Sr. Cheng fue sentenciado a cuatro años de prisión en 2007 por su práctica y fue torturado en la prisión de Tai'an.

(Continuará)

Milagros médicos por la práctica de Falun Dafa

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5

Parte 6

Parte 7