(Minghui.org) Milarepa era conocido como el fundador de la Secta Blanca del Budismo Tibetano y tenía una impresionante experiencia de cultivación. Antes de que su Shifu, Marpa, comenzara a enseñarle, hizo que Milarepa construyera y demoliera varias casas consecutivamente.

Las casas estaban construidas en montañas escarpadas y eran de piedra. A Milarepa no se le permitió utilizar ganado para transportar las piedras montaña arriba, y tuvo que cargar cada pieza él mismo. Después de que Milarepa dedicara mucho esfuerzo a la construcción de una casa, Marpa le decía cada vez que la demoliera y construyera una nueva.

Aunque no comprendía del todo el propósito de estas peticiones de Marpa, Milarepa trataba todas las dificultades como pruebas y no se quejaba de Marpa. Mientras Marpa accediera a aceptarle como discípulo, Milarepa estaba dispuesto a soportar cualquier sufrimiento. Lo que le preocupaba no era si podría obtener algo de su Shifu, sino por qué tenía tanto karma pecaminoso que le había impedido convertirse en discípulo de Marpa.

Lo que Milarepa no sabía era que Marpa estaba utilizando el proceso de construcción y demolición de casas de piedra para que él eliminara su yeli. En otras palabras, ya estaba practicando la cultivación siguiendo la disposición de Marpa. Pero Marpa no podía explicárselo, o no contaría. De hecho, más tarde, cuando Milarepa completó su cultivación, dijo a la gente que intentaba hacerle daño que no tendrían éxito porque su karma ya había sido transformado por su Shifu.

Desde la perspectiva de la cultivación espiritual, construir las casas era sólo una formalidad. Milarepa no acudió a Marpa para aprender a construir casas, ni Marpa le estaba enseñando eso. Marpa simplemente utilizaba la formalidad de construir casas para que Milarepa se cultivara y mejorara su mente. No importaba si se trataba de construir casas o de hacer otras cosas. La clave es cómo mejorarse a uno mismo en el proceso.

Comparado con la construcción de casas de Milarepa, veo algunas similitudes en nosotros los practicantes de Falun Dafa trabajando en varios proyectos o iniciativas para difundir Dafa y concienciar sobre la persecución en China. No se trata de hacer cosas, ya que tales entornos y procesos están destinados a proporcionarnos muchas oportunidades para cultivar.

Milarepa podría haberse convertido en un experto en la construcción de casas después de hacerlo numerosas veces. Pero eso no significaba nada, ni su nivel de habilidad podía servir como indicador de su logro espiritual. Lo mismo nos ocurre a nosotros. Haciendo algunos proyectos durante más de una década, podemos habernos convertido en un experto en los medios de comunicación, o convertirnos en un popular YouTuber con millones de suscriptores; eso tampoco significa nada. No vinimos a la cultivación de Dafa para eso. Shifu simplemente organizó tal formalidad para que nos cultiváramos. El proceso de hacer cosas es simplemente parte de nuestro camino de cultivación.

Mientras seamos conscientes de que nos estamos cultivando a nosotros mismos, aprovecharemos al máximo el proceso de varios proyectos, porque sólo el logro espiritual es nuestra meta final en la cultivación, no el éxito que tengamos en el nivel humano. Las cosas en el nivel humano sólo nos proporcionan algunas oportunidades. Sólo son herramientas y roles temporales que desempeñamos en la formalidad, como hizo Milarepa. Pero si nos apegamos a la formalidad misma y nos volvemos complacientes acerca de nuestros logros, esto podría traer consecuencias desastrosas a nuestra cultivación.