(Minghui.org) Soy un estudiante universitario en la provincia de Guangdong, China. Comencé a practicar Falun Dafa en 2015. En los últimos dos años, por Falun Dafa, pasé de ser un joven punk que no hacía nada de su vida, a un estudiante universitario dedicado y con objetivos en la vida.

En este Día Mundial de Falun Dafa, me gustaría compartir mi experiencia de cultivación para expresar mi gratitud al Maestro Li, fundador de Falun Dafa. También quiero ayudar a la gente del mundo- especialmente a mis compañeros- a ver la grandeza de Falun Dafa.

Cultivando Shan

Dejando de lado el idioma vulgar

Hoy en día la gente comúnmente habla de forma vulgar a voluntad, incluso los estudiantes universitarios que parecen educados y decentes. Algunas vulgaridades se difunden ampliamente como jerga popular.

Viviendo en la tina de tintura de la sociedad común, no era una excepción. Desarrollé la mala costumbre de hablar un lenguaje grosero. Al principio sentí que estaba bastante bien. Gradualmente este mal hábito se convirtió en mi respuesta condicionada a todo lo que hacía. Pronunciaba vulgaridades cuando bromeaba, saludaba a la gente, o cuando algo salía mal.

Después de comenzar a practicar Falun Dafa, era consciente de este comportamiento incorrecto y decidí dejarlo. Sin embargo, se había convertido en un hábito. ¿Cómo dejarlo? Me obligué a practicar la tolerancia. Como un nuevo practicante entonces, mi voluntad no era tan fuerte, así que no podía dejar de hablar lenguaje sucio de vez en cuando. A veces, cuando no estaba alineado con el Fa y calculando en mi mente cosas ordinarias, palabras sucias salieron de mi boca.

El Maestro dijo:

“Algunos, aunque saben que no es bueno, simplemente no pueden abstenerse. De hecho, les digo a todos que sin una guía mental correcta, abstenerse de fumar no resulta muy fácil”. (Lección Séptima, Zhuan Falun)

El Fa del Maestro señala exactamente mi problema. Una vez, mientras estaba escuchando la solemne música de Dafa "Pudu", sentí corrientes cálidas corriendo por mi cuerpo y la palabra "Shan" surgió en mi mente. Sí, es verdad. Como practicante de Dafa que practica la verdad, la benevolencia y la tolerancia, estamos cultivando Shan y debemos ser amplios de mente y capaces de tolerar a todos los seres conscientes. Cuando hablaba vulgaridades ¿dónde estaba mi compasión, dónde estaban mis pensamientos rectos?

Una vez que entendí este principio del Fa, empecé a observar cada uno de mis pensamientos. Puse a otros primero y les deseaba cosas buenas desde el fondo de mi corazón. Podía tolerar las deficiencias de otros.

Mi estado también cambió drásticamente como resultado. Anteriormente me reprimía cuando estaba a punto de hablar un lenguaje sucio. Ahora era diferente. Cuando las palabras sucias surgieron en mi mente, me sentí incómodo y supe que eran malas.

Pude identificar los apegos ocultos incluyendo la arrogancia, la mentalidad de validarme, y otros malos pensamientos. Cuando dejé ir estos apegos, ya no dije malas palabras y no surgieron en mi mente. La última vez que dije una mala palabra fue hace mucho tiempo.

Después de que mi compasión surgió, vi el mundo completamente diferente.

El Maestro dijo:

"Cuando emerja nuestro corazón de misericordia, probablemente veremos que todas las vidas sufren y consideraremos que cualquiera sufre; surgirá esta cuestión". (Zhuan Falun)

Dispuesto a ayudar a otros y desearles el bien

Cambié gradualmente mientras practicaba la cultivación. Cuando interactúo con otros, ya no miro sus defectos. Quiero ayudarlos y les deseo el bien; esto se ha convertido en algo natural para mí.

Una vez, uno de mis compañeros de cuarto estaba borracho y vomitó en el dormitorio. Se sentó en una silla, incapaz de moverse. Era medianoche y me iba a dormir. El otro compañero lo ignoró y jugó juegos en su teléfono celular. Yo limpié el vómito del suelo.

Era absolutamente imposible que hiciera esto antes de practicar Falun Dafa. Era obsesivamente ordenado e incluso me quedaba lejos del baño mientras bebía agua. A la vista de incluso un poco de suciedad, me sentía con ganas de vomitar y no podía comer cualquier comida.

Sin embargo, practicar Falun Dafa y dejar ir mis apegos me hizo más fuerte, más flexible y considerado con los demás. Limpiar el inodoro de nuestro dormitorio se convirtió en mi trabajo. Era inimaginable hacerlo antes de practicar Falun Dafa. Fue la compasión que surgió de mi cultivación de Dafa que me convirtió en quien soy hoy.

Resistiendo a la tentación y siguiendo Zhen- Shan- Ren

En la escuela, fui educado para concentrarme en la economía en desarrollo. El dinero era el criterio para juzgarlo todo. Guiados por este principio, la gente competía por el beneficio personal por todos los medios, incluso utilizando el fraude y lastimando a otros.

Seguía la misma conducta y concedí importancia a la ganancia personal antes de practicar Falun Dafa. Ahora entiendo muchos principios de Dafa. Entiendo que la mala suerte o la felicidad en la vida tienen su razón. El camino correcto para la felicidad en la vida es hacer hincapié en la virtud, practicar la compasión y seguir los principios celestiales. Poco a poco fui capaz de tomar las ganancias personales a la ligera.

Es inevitable encontrarse con muchas tentaciones y pruebas durante la cultivación, pero mi mente se mantuvo clara.

Una vez en un programa de premios de la universidad, yo era un candidato para el premio. Como excelentes organizadores del acontecimiento, los profesores y los compañeros de clase reconocieron mis calificaciones. Mi ex compañero de estudios, nuestro director en ese momento, también quiso darme el premio.

Sin embargo, el candidato tenía que ser un miembro de la liga juvenil. Yo no lo era, así que lo rechacé. Él continuó instándome a solicitarlo y dijo que los jueces podrían ignorar el hecho de que yo no era un miembro de la liga de la juventud y lo aprobaran. No me movieron en absoluto.

La mayoría de mis compañeros de clase habrían tomado el premio en mi posición porque podría ayudarlos a ganar reconocimiento, becas y mejores oportunidades de trabajo.

Lo vi de otra manera. El Maestro nos enseñó el principio:

“En la sociedad humana común, el hombre compite y pelea uno contra otro, engaña o trata de ganarles a otros en astucia y lastima a otros por estos pocos beneficios personales; hay que dejar todos estos corazones. En especial, aquellos que hoy están aprendiendo gong aun más tienen que dejar estos corazones”. (Lección Primera, Zhuan Falun)

Dado que el premio no era realmente mío, ¿cómo podría competir por él? Estaba muy tranquilo y no tenía remordimientos en absoluto. Es interesante que no mucho tiempo después, gané el premio de primera clase en un concurso académico, que fue un honor más alto a los ojos de la mayoría de los estudiantes.

Mi mayor requerimiento profesional en los exámenes era la práctica contable, valores, futuros comerciales y mi promedio. No hay cursos abiertos en el campus para tales exámenes. Tenemos que prepararnos con los cursos en línea. Algunos estudiantes no quieren pagar estos cursos en línea. Durante los períodos de exámenes, algunos estudiantes descargan los cursos en línea y los comparten con otros a través de We Chat u otras aplicaciones de grupo en línea.

Como practicante de Dafa, entendí tal principio:

“En este universo hay un principio: el que no pierde, no gana; si se gana, hay que perder, y si no pierdes, se te forzará a perder”. (Lección Primera, Zhuan Falun)

Esos cursos en línea son los frutos del trabajo duro de los profesores. Cualquiera que quiera aprender debe pagar por eso. Aprender de los cursos pirateados equivale a robar.

Cualquiera que haga tal cosa perdería su virtud y su fortuna. Cuanto más gana, más pierde. Como practicante, hacer tal cosa añadiría yeli a mi camino de cultivación.

No soy de una familia adinerada, pero prefiero ahorrar dinero para los cursos en línea que ir en contra de los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, perdiendo virtudes preciosas para acumular yeli y herir a otros.

Para tales cosas, muchas personas honradas también podrían hacerlo bien, pero en cuanto a mí -un practicante de Dafa- entendí claramente los principios sobre pérdida y ganancia y no me perdí ante la tentación. No me obligué a hacerlo, pero desde el fondo de mi corazón, quería ser una persona noble. Falun Dafa puede realmente cambiar los corazones de la gente.

Vivir en tranquilidad y felicidad

He estado practicando Falun Dafa por sólo dos años, sin embargo, cambié drásticamente durante este período. Tomé un nuevo aspecto en sólo unos días. Me veo igual que hace dos años, pero soy una persona completamente diferente por dentro. Las tres palabras "Verdad, Benevolencia, Tolerancia" han sido grabadas en mi corazón y mi vida. Soy una vida totalmente nueva forjada por Falun Dafa.

Mis experiencias de cultivación parecen muy comunes, ya que sólo practico la cultivación en este mundo común, hago cosas comunes, digo palabras humanas y encuentro problemas en la sociedad común, pero como practicante, mi reino se eleva constantemente en este mundo humano.

Algunos problemas me han causado gran dolor, que podría haber generado un gran trauma a una persona común si no podía dejarlo ir. Para un practicante, las cosas son diferentes. Miro hacia dentro para identificar mis defectos y mejorar mi reino. El problema para mí termina solamente en mayor iluminación y es maravilloso y sagrado más allá de las palabras humanas. Sólo los practicantes entienden ese tipo de reino.

Siempre me recuerdo las enseñanzas del Maestro:

“Con Zhen-Shan-Ren en el corazón,
Falun Dafa es exitoso;
cultivando constantemente el xinxing,
la perfección es infinitamente prodigiosa”

(Cultivación genuina, Hong Yin)

Sé que todavía tengo muchos apegos y defectos, así que seguiré mejorando. Estoy tan feliz de practicar la cultivación en Dafa.

Nací en la década de los noventa. De pequeño, no sabía que Dafa se estaba extendiendo por toda China. Todavía era demasiado joven cuando el PCCh comenzó a perseguir a Falun Dafa. Nuestra generación no fue testigo del período de la revolución cultural ni la masacre del 4 de junio de 1989. Vivimos en un ambiente aislado y recibimos lavado de cerebro por parte del PCCh. Muchas personas se perdieron en este mundo materialista, perdieron un modo de pensar independiente y su conciencia.

Todavía hay mucha gente que malinterpreta a Falun Dafa. Es realmente difícil ver la verdad acerca de Falun Dafa en un ambiente así. Estoy muy feliz de ver a muchos practicantes de Dafa de mi generación nacidos en la década de los noventa practicando la cultivación en secreto, mejorando constantemente sus niveles espirituales, resistiendo las tentaciones y convirtiéndose en buenas personas en este mundo turbulento, como flores de loto que crecen en el barro.

Espero sinceramente que el precioso pueblo chino pueda entender la verdad sobre Falun Dafa. Serán bendecidos al entender la verdad. Aún si no practican la cultivación, pueden seguir los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia, creer en el principio de que el bien es recompensado y el mal recibe retribisión, y destacar la virtud.

Si los chinos queremos tener un futuro brillante, no podemos contar con los líderes políticos o empresariales, sino en nosotros mismos y en nuestro sentido de rectitud y justicia. 

¡Deseo la paz para todos los pueblos del mundo! ¡Gracias Maestro por salvarnos!