(Minghui.org) Me casé a la edad de 24 años y descubrí que mi esposo tenía muchos vicios. Fumaba, bebía y jugaba. A menudo regresaba borracho a altas horas de la noche y vomitaba por todas partes. Aunque no decía nada, estaba muy enojada.

Una vez, me enteré de un hombre borracho que se cayó afuera en el invierno y se congeló hastamorir. Era pasada la medianoche y mi esposo no había vuelto a casa. Temía que hubiera tenido un accidente de borracho. Salí a buscarlo. Finalmente lo encontré jugando en un sitio de construcción. Lloré enojada y volví a casa. Cuando regresó, comencé una pelea con él.

Mis suegros se pusieron del lado de mi esposo, y después de este incidente nuestra relación se tensó. Hubo muchos conflictos en casa y mi salud empeoró. Fui a ver a muchos médicos y gasté mucho dinero, pero nada me ayudó. Estaba demacrada a pesar de que solo tenía 30 años. Perdí la esperanza.

Comencé a practicar Falun Gong en julio de 1997, lo que cambió la forma en que veía las cosas.

Shifu dijo:

“De acuerdo a la teoría del yin y el yang, las mujeres deben ser dulces y no fuertes”. (Exponiendo el Fa en un seminario en Nueva York de Exponiendo el Fa en los Estados Unidos)

También dijo:

“Intereses egoístas y libertad individual controlan todo. ¿Dónde encontrarás el calor de una familia? Discutes y tratas de ganarles a los otros; nadie quiere escuchar a nadie. Les estoy diciendo, ¡esto no es un estado humano! (Aplausos) Las parejas ni siquiera tienen confianza unos en otros. No hay ningún lugar que te pueda dar un sentido de seguridad, calor y afecto. ¿No están ustedes viviendo una vida dura? Pero en tu mente piensas: “No debería ser así. Deberíamos tener un lugar cálido y afectuoso”. Pero tu comportamiento externo está destruyendo todo esto. Al enfatizar el carácter egoísta de cada individuo, estás haciendo imposible tener ese lugar. Cuando todo el mundo actúa así, las relaciones agradables entre humanos se pierden”. (Exponiendo el Fa en el Fahui del Este de los Estados Unidos)

Decidí seguir las enseñanzas del Maestro y tratar los conflictos familiares sin enojarme.

En una ocasión tuvimos muchos invitados y preparé mucha comida. Después de que todos terminaron de comer, era mi turno de sentarme y comer. Mi suegro ordenó a mi esposo que cosechara algunas verduras del campo. Mi esposo ya había tomado unas copas y se negó a cumplir. Ellos comenzaron una pelea. Mi suegra a su vez me echó la culpa a mí. Recordé que el Maestro nos enseñó a no devolver el golpe al ser golpeado y no devolver la injuria al ser injuriados. No me enojé e intenté calmar a mi suegra.

En la tarde, fui a buscar las verduras. Fue mucho trabajo, pero trabajé duro y no me sentí cansada. Más tarde, mi esposo y mi suegro salieron de sus habitaciones. Todos ayudaron a descargar las verduras y las cosas volvieron a la normalidad.

A través de Falun Gong, entendí que los miembros de una familia vienen a vivir juntos como resultado de las relaciones predestinadas. Valoro mucho esta relación. En consecuencia, puedo tratarlos con amabilidad sin importar cómo me traten mi marido y mis parientes políticos. Muestro cariño por ellos y cocino comidas sabrosas. Cuando voy de compras, les pregunto a mis suegros si hay algo que quieran. Mis suegros están siempre felices y me dicen que los cuido bien. Dijeron que soy mejor que su hijo y cuento con sus bendiciones.

Sin saberlo, todas mis enfermedades desaparecieron al practicar Falun Gong. Durante 18 años, no he tomado ni una sola pastilla y no he ido al hospital ni una vez. Siempre estoy de buen ánimo y energética.

Ahora mi familia es armoniosa. Sé que esto es porque practico Falun Gong. Me gustaría expresar mi profunda gratitud al Maestro por su compasiva salvación. Espero que más personas puedan experimentar la bondad de Falun Gong.