(Minghui.org)

¡Saludos Venerado Maestro! ¡Saludos compañeros practicantes!

Justo después de que empezara la persecución en 1999, sentía algo de odio hacia aquellos que estaban siendo usados por la maldad para perseguir, sin piedad, a los practicantes de Falun Gong. Pensaba que eran la peor gente del mundo. Ese odio se fue desvaneciendo lentamente cuando fui entendiendo mejor el verdadero significado de la 'Benevolencia'.

El Maestro dijo en Exponiendo el Fa en el Fahui de Houston:

“El otro día les dije algo a todos ustedes: dije que si no puedes amar a tu enemigo, no puedes convertirte en un fo. ¿Cómo podría un dios o una persona que se está cultivando ver a una persona común como su enemigo? ¿Cómo podrían tener enemigos? Por supuesto, en el presente no puedes lograr esto, pero lo lograrás gradualmente. Al final lo lograrás, porque tus enemigos son seres humanos entre multitudes de personas comunes. ¿Cómo podrían los seres humanos volverse enemigos de los dioses? ¿Cómo podrían ser dignos de ser enemigos de los dioses?”.

Aún estoy muy por debajo de los requerimientos del Fa. No he hecho las tres cosas bien, pero el Maestro cuida de mí en cada prueba. Sabía que no validaría el Fa con dignidad, pero como tenía que pasar este obstáculo, arregló misericordiosamente oportunidades para mí.

A pesar de mi bajo nivel de cultivación, quería compartir con ustedes, e informar al Maestro, de algunas de mis experiencias de cultivación.

Completamente arrepentida por la declaración firmada

Visité a otra practicante hace algunos años. Policías y agentes de la oficina 610, que estaban esperándonos, nos arrestaron, junto a otros practicantes. No había sido arrestada desde que empezó la persecución. Tenía miedo y mi corazón latía como si fuera una pelota rebotando. No sabía qué hacer. Recité, en silencio, las palabras del Maestro: 

“La compasión puede disolver Cielo y Tierra y traer la primavera”. (El Fa rectifica el Cosmos, de Hong Yin II

Mi corazón volvió a la normalidad y me calmé.

Interrogaron a todos los practicantes por separado. Estaba preocupada por mi familia, así que le di mi nombre a la policía. Me llevaron a la comisaría, pero no sentí miedo porque sabía que el Maestro cuidaba de mí. Ya no los odiaba porque comprendí que solo eran una herramienta usada en la persecución.

Les hablé con calma y respondí abiertamente sus preguntas. Les dije cómo compartía experiencias sobre la cultivación, cómo había mejorado las relaciones con mi familia debido a mi elevación del xinxing, y como miraba hacia dentro buscando mis defectos. Entonces firmé un documento que me presentaron, creyendo que pronto me liberarían. No sabía en ese momento que el documento me afectaría.

No creía que me fueran a perseguir. De hecho, fui transferida a la comisaría de policía de mi localidad y me liberaron esa misma tarde. Más tarde me arrepentí de haber firmado la declaración, porque hacerlo es contrario a los estándares del Fa.

Después, descubrí que dos de los practicantes aún permanecían detenidos ilegalmente y que a uno lo habían llevado a un centro de lavado de cerebro. Participé en el rescate, y al final ambos fueron liberados.

Los agentes de policía despiertan

Un policía de mi localidad llegó a mi casa después de mi regreso. Nunca me había pasado esto antes. Pensé que esto era una buena oportunidad para contarle los hechos sobre Falun Gong. Le pedí que entrara en un tono amistoso.

Le hablé como si fuera mi propio hijo. Le conté las bondades de Dafa y los beneficios de salud que recibí. Le dije que toda China sufriría las consecuencias de la persecución. Le informé de los crímenes que Zhou Yongkang y Bo Xilai habían cometido. Quedó muy impactado y dijo que los policías habían sido engañados por el partido comunista chino (PCCh). Hablamos durante casi cuatro horas.

Otro día, este policía me llamó y me dijo que los agentes de la oficina 610 de la ciudad querían verme. Sabía que estaba con mi hija y dijo de manera significativa: “Es genial que no esté en casa”.

Me llamó al poco rato. Me preguntó con dureza dónde estaba. Cuando me ofrecí a reunirme con él en mi casa en cualquier otro momento, se negó con impaciencia y colgó. Los agentes de la 610 estaban con él en su oficina y estaba actuando de ese modo por el beneficio de ellos. Realmente, me había protegido.

Mis ojos se llenaron de lágrimas.

En otra ocasión, este policía llamó a mi puerta cuando no me encontraba en casa. Mi hija y mi nieta respondieron. Se asustaron cuando vieron al agente. Él tranquilizó a mi hija y le dijo que no surgirían problemas mientras practicáramos Falun Gong dentro de casa.

Este agente de policía estaba despertando verdaderamente.

Acosada por demandar a Jiang Zemin

Como otros practicantes de nuestro grupo de estudio del Fa, presenté una demanda criminal contra el ex dictador chino Jiang Zemin, en junio de 2015. Algunos meses más tarde, muchos de los practicantes que presentaron la querella fueron acosados periódicamente

No estaba asustada, estaba preparada mentalmente para responder si venían a por mí. No vinieron hasta la noche antes del 25 de abril de 2016.

Un agente llamó a mi hija para pedirle que me contactara con la policía, no lo hice. La policía vino a mi casa y no me encontró. Vinieron de nuevo al día siguiente, e intentaron averiguar dónde estaba.

Llamé a este policía desde las afueras, tranquilamente le pregunté por qué razón quería verme, y me ofrecí para discutir cualquier asunto por teléfono. Cuando insistió en que nos viéramos en persona, le pregunté si grabaría en vídeo nuestra reunión. Me aseguró en un tono suave que podíamos encontrarnos en el momento y en el lugar que yo eligiera y que no estaría uniformado.

Cuando finalmente nos reunimos, sugirió: “A su edad, solo debería disfrutar de sus años dorados”.

Le respondí: “Hace más de diez años que he seguido los principios de 'Verdad-Benevolencia-Tolerancia', para ser mejor persona. A veces, quizás he hecho las cosas pobremente y no alcancé los requerimientos de Dafa...”.

Inesperadamente, me replicó que lo estaba haciendo bien.

Dijo: “Yo era un trabajador político con una fuerte mentalidad de lucha. Se me ha inculcado profundamente la cultura del partido comunista. Si no me mostré educado con usted por teléfono, le pido que me perdone”.

Antes de que pudiera decirle nada más, me dijo que eso era todo lo que quería saber. Se dirigió a su automóvil con rapidez y se marchó.

Le dije a mi marido que pensaba que el agente quería verme porque presenté la querella. La reunión me resultó curiosa. ¿Por qué ni siquiera me mencionó las palabras 'Falun Gong' o 'querella'? Obviamente, no habló de eso porque la persecución a Falun Gong es injustificable.

Mi familia nunca más sintió miedo. Me apoyan y me han brindado un ambiente más relajado para validar el Fa.

Mi miedo se evapora

Antes de esos incidentes, no tenía coraje y sentía timidez cuando lo hacía frente a la policía. Intentaba librarme de esto en lo más profundo de mi corazón. Pensaba que mi nivel de cultivación era muy bajo, comparado con el de otros practicantes.

A partir de esos incidentes, no volví a sentir miedo de la policía. No odio a quienes persiguen a Falun Gong. Incluso pienso que hacen esas cosas malas influenciados por del partido, que incluso no son conscientes cuando hacen su trabajo. También son seres que deben ser salvados.

El Maestro dijo en: Hablando brevemente sobre el Shan, de Escrituras esenciales para mayor avance:

“Shan es la manifestación de la naturaleza del cosmos en diferentes niveles y en diferentes dimensiones. También es la naturaleza básica de los grandes seres iluminados. Por eso, un cultivador tiene que cultivar el Shan y volverse asimilado con Zhen-Shan-Ren, la característica cósmica”.

La misión de los discípulos de Dafa en el período de la validación del Fa es salvar a la gente. Debemos cultivar la 'Benevolencia' para reprimir los factores maliciosos de quienes trabajan en una atmósfera perversa.

En Conmovido, el Maestro dijo: “Los pensamientos verdaderos cambian todo, el Cielo entero es claro”. Desintegremos el mal con nuestros pensamientos rectos.

Los practicantes de Dafa del período de la rectificación del Fa deben seguir al Maestro y no caer en la persecución que las viejas fuerzas arreglaron para probarnos. Si no estamos fundidos en el Fa, seremos afectados por las viejas fuerzas.