Clear Wisdom, versión en inglés de Minghui Minghui Net en otros idiomas Los libros de Falun Dafa

  • Ediciones pasadas
  • Contáctenos
  • Mapa del sitio
Preguntas frecuentes

Refutando los dichos del régimen

El emblema Falun

practicantes han muerto en la persecución

Métodos de tortura usados en la persecución

Tragedia tramada: Autoinmolación en la Plaza Tiananmen

Artículos con los comentarios del Shifu

Enviando pensamientos rectos

Mi Maestro

Material para descargar

Falun Dafa.org

Galería de Minghui Net

Principal > Experiencias de cultivación

La historia de mi alegre suegra y yo




[Minghui Net] Mi suegra bordea los 70 años. Está más joven y llena de alegría cada día. ¡Sus amigos y familiares la admiran por su gran suerte! Con frecuencia, me alaba delante de los demás diciendo: “Ella es la mejor nuera del mundo”.  

La razón por la que soy capaz de llevarme tan bien con mi suegra se debe a que practico Falun Dafa desde 1997. A medida que mi entendimiento en Dafa se profundizó y mejoré, nuestra situación se hizo cada vez mejor.

Los conflictos entre suegra y nuera son conocidos universalmente. Antes de jubilarse, mi suegra era una profesora sobresaliente de escuela primaria, y tenía una voz potente. Todos los estudiantes y padres de familia la respetaban. Debido a su profesión y logros, desarrolló una personalidad muy fuerte y prefería estar a cargo de las cosas. Desafortunadamente, a mí también me gustaba ser la voz de mando, ya que soy dueña de mi propia compañía y una arquitecta reconocida.

Cuando mi marido y yo nos casamos, nuestra familia no se llevaba muy bien. Mi suegra nunca estaba completamente feliz con nosotros. A menudo decía que no la tratábamos bien, y animaba a mi marido a competir con su hermano, como si fueran niños, para ver quién era el mejor hijo. Esto me hacía muy infeliz. Siempre que se acercaban las fiestas, me preocupaba, porque inconscientemente siempre hacía algo que ponía triste o enojaba a mi suegra, y cuando esto pasaba, su enojo o tristezas se prolongaban durante días.

Cuando comencé a practicar Falun Gong, me obligaba a mí misma a aplicar con mi suegra los principios de Verdad–Benevolencia–Tolerancia. Tenía que tolerar.  Después de que comencé a practicar, nuestra relación mejoró notablemente. Ahora mi suegra dice a otras personas que los practicantes de Falun Gong son buenos. Cuando notó los cambios que se habían dado en mi cuerpo y mente, ella comenzó a practicar también. Desafortunadamente, antes de profundizar su conocimiento en Dafa, en 1999 la persecución a Falun Gong empezó y debido a la propaganda engañosa del partido comunista chino (PCCh) mi suegra dejó de practicar.

En estos trece años de persecución, nuestra casa ha sido saqueada, mi marido y yo hemos sido arrestados y detenidos ilegalmente, hemos sido enviados a centros de detención y lavado de cerebro, además de ser obligados a muchos trabajos forzados, simplemente por el hecho de mantener nuestra fe en Falun Gong y sus principios de Verdad–Benevolencia–Tolerancia. Mi suegra y suegro, sufrieron angustia y gran estrés debido a esto.

A medida que los practicantes dentro y fuera de China continuaron clarificando la verdad, la comunidad internacional condenó al PCCh por su persecución a Falun Gong y a sus practicantes, y el ambiente en China empezó poco a poco a ser menos opresivo. Nuestras vidas volvieron gradualmente a la normalidad también. En el 2010, después de terminar nuestra casa, decidimos invitar a los padres de mi esposo y su hermana a vivir con nosotros. Mi hermana trató de persuadirme diciéndome que era muy difícil la convivencia de personas jóvenes con personas de la tercera edad y que eventualmente uno de los grupos iba a terminar mudándose. Soy muy consciente del temperamento de mi suegra, pero pensé: “Soy practicante de Dafa, debo ser capaz de dejar ir y solucionar cualquier cosa”.

Le ofrecimos a la pareja de ancianos la mejor habitación, lo cual conmovió mucho a mi suegra. Sin embargo, yo sabía que no importa lo que le puedas dar a otra persona, no sería tan bueno como ayudarle a comprender la grandeza de Falun Dafa.

Con la finalidad de ayudar a mi suegra a comprender la verdad sobre Dafa, compramos un reproductor de DVD de 900 yuanes y una pantalla para reproducir los discos de aclaración de la verdad y las canciones de Dafa. A medida que ella escuchaba las canciones, empezó a darse cuenta que las letras tenían mucho sentido, empezó a aprender a cantarlas hasta que eventualmente las memorizó. Luego mi suegra empezó a practicar los ejercicios de nuevo. Practicar Falun Gong es maravilloso, todos los practicantes han experimentado esto. Después de que volvió a la práctica, se iluminó a muchas cosas, y empezó a usar Verdad–Benevolencia–Tolerancia como estándar para ella misma. Según mi suegro, ella dejó de ser tan “furiosa” para convertirse en más gentil. Su salud mejoró notablemente, muchas de sus enfermedades desaparecieron, su rostro empezó a brillar y era sorpresivamente fuerte.

Vivir con los ancianos no era fácil para mí, sucedieron varias cosas que nunca había considerado podían pasar. Cuando empezamos a decorar la casa, mi esposo, mi cuñada y mi suegra empezaron a pelear. Mi esposo estaba muy orgulloso de su diseño para el interior de la casa, sin embargo a mi suegra no le gustaba. Al final, mi esposo se conformó con una fusión de estilos occidentales y elementos chinos en la decoración interior. La pared de la sala está hecha de tres materiales: madera, papel tapiz y mármol. Mi suegra, cuñada y esposo pudieron encontrar un elemento que satisficiera su gusto. Para evitar discusiones, preferí no dar mi opinión y dejarme llevar por lo que ellos dijeran. Estaba feliz de ver que toda mi familia estaba contenta con el resultado.

Descubrí, después de vivir con mis suegros, que somos muy diferentes, pero traté cambiar y respetar sus hábitos. Sin embargo, lo que no esperé y no podía dejar pasar era el hecho de que mi suegra no permitiera que tengamos una empleada doméstica, ni siquiera a tiempo parcial. Esto fue duro de aceptar para mí porque contratar a una niñera era algo indispensable cuando se vivía con tanta gente. ¡La casa tenía cuatro pisos! Nuestra pequeña familia de tres siempre había tenido una empleada doméstica que nos ayudara con las tareas de la casa. Me preguntaba, ¿con una familia tan grande, cómo vamos a poder vivir bajo el mismo techo sin una empleada doméstica?  ¿Cómo podría dejar a mi suegra limpiar y cocinar sin preocuparme? Con esa preocupación, tendría que ayudar a mi suegra con los quehaceres de la casa, y no me gusta perder el tiempo de esa manera.

Cuando insistí en contratar a una empleada doméstica, mi suegra amenazó con irse. Dijo que ahora que era practicante de Falun Gong podía ser responsable de la limpieza y cocina sin sentirse cansada.

Después de un tiempo largo de adaptación, acepté el hecho de de que no íbamos a contratar una empleada doméstica. A mi suegra no le gustaba cocinar sola y disfrutaba cocinar conmigo. A menudo dejaba entrever que quería que yo la ayudara cuando estaba cocinando. La verdad era que no me importaba cocinar, sin embargo me molestaba el hecho de que mi suegra se pusiera a darme órdenes y decirme qué hacer todo el tiempo. A pesar de que las tareas del hogar son tareas fáciles, me sentía irritada e incómoda.

Yo entiendo que como practicante, nada es coincidencia. Sabía que debía cambiar mi forma de ver las tareas del hogar y cambiar el hecho de no querer hacerlas. De las lecciones de Shifu, sabía que debía buscar en mi interior, dejar mi egoísmo, y cooperar con mi suegra. Después de despojarme de mi apego, las tareas no parecían tan difíciles. ¿Ayudar a mi suegra y hacerla feliz acaso no era algo bueno?

Para algunas personas, el trabajo doméstico es la tarea más simple y no es lo suficientemente importante como para ser discutida. Sin embargo, para una persona como yo, que nunca hizo las tareas domésticas durante su infancia, es una gran manera de mejorar. Las tareas domésticas son ahora fáciles para mí y veces me siento feliz haciéndolas. Después de dejar ir la idea de que las tareas son difíciles y una pérdida de tiempo, se hizo más relajado cocinar con mi suegra. Ahora siento que es mi obligación. Mi suegra me obligó a cambiar de actitud y por eso le estoy agradecida. Los practicantes debemos darnos cuenta de nuestros defectos y corregirlos.

Después de aprender las canciones de Dafa, mi suegra siempre las cantaba. Cuando amigos y familiares visitaban nuestra casa, ella les cantaba. Su voz es hermosa, y dice que cantar canciones de Dafa es hermoso, como si su voz se volviera mejor cantándolas. También les dijo a sus amigos que Falun Gong era muy bueno y que se arrepentía de haber dejado de practicar en 1999. Muchos de sus amigos pudieron recibir a través de ella la verdad.

Poco tiempo después de empezar a practicar, mi suegra dejó de experimentar síntomas de hipertensión y mareos. El monitor de presión arterial que había en la casa, mostraba que estaba en un rango normal. Sin embargo, mi suegro no creía que la práctica pueda curar la hipertensión. La hermana de mi suegra murió de un accidente cerebro vascular causado por hipertensión, es por eso que él estaba preocupado por su condición. Mi suegra tampoco estaba segura, medía constantemente su presión arterial en casa. No creía los resultados y realizó una consulta médica profesional para que la ayudaran, pero los resultados eran los mismos. Mi suegro seguía preocupado por lo que le compró diuréticos. Como resultado de tomar esas medicinas, mi suegra fue diagnosticada con hipotensión en el hospital. Es así como mi suegro dejó de incentivarla a que tomara esos medicamentos. Como practicantes, sabemos que mi suegra debía pasar por este proceso. Ella ya se había recuperado, pero no había dejado ir su apego, por eso el Maestro la estaba ayudando a entender su situación.

Mi suegra disfruta conversar conmigo porque sabe que le soy fiel y que realmente me preocupo por ella. Le gusta el hecho de saber que yo le he abierto mi corazón. Mi cuñada y su esposo tienen miedo de criticarla. En cambio yo, si veo que ella hace algo mal, se lo hago saber porque sé que es muy bueno para ella que lo sepa. Le digo que debe tratar el asunto de acuerdo al Fa, y como es una persona razonable, acepta mis palabras luego de que llega a un entendimiento.

Toda mi familia está feliz de que me lleve tan bien con mi suegra. Es una bendición para ella y para mí también. Mis amigos envidian la relación armoniosa que tengo con mi suegra.

El invierno pasado fue extremadamente frio por tal motivo compré siete batas gruesas, las cuales repartí entre mis suegro, mis cuñados, mi esposo, mi hija y yo. Todos dijeron que las batas eran súper cómodas y que sus cuerpos y corazones se sintieron abrigados.

En una época donde las normas morales están disminuyendo rápidamente, muchas familias son disfuncionales en diferentes maneras. A veces, los niños y los ancianos se quedan descuidados, y todo el mundo está centrado en sí mismo, sin una idea de cómo ser armónico, humilde, o filial. No se puede confiar ni en los familiares más cercanos y muchos se vuelven enemigos debido al dinero y al beneficio personal. Muchas familias viven en la miseria.

Falun Dafa cambió por completo mi persona, cambió a mi familia, y  me permitió entender el significado de la vida. ¡Somos muy afortunados! Toda mi familia está muy agradecida a Falun Dafa y al Maestro Li Hongzhi.

En el 20º aniversario de la introducción de Falun Dafa, espero que más gente predestinada puede dejar de lado sus ideas y prejuicios, escuche la verdad acerca de Falun Dafa con corazones pacíficos, y elija un glorioso futuro para ellos y sus familias.

 

Versión en inglés: http://en.minghui.org/html/articles/2012/6/1/133728.html