(Minghui.org) Empecé a practicar Falun Dafa hace 24 años. De vez en cuando me encontraba con problemas porque no cultivaba bien el habla, en cada ocasión no me daba cuenta hasta que las cosas iban realmente mal. Hace poco volvió a ocurrir. Me gustaría compartir mi experiencia para que otros practicantes puedan evitar cometer el mismo error.

Mi padre, que tiene más de 80 años, vino a visitarme. También practica Falun Dafa, pero solo de forma ocasional. Para ayudarle, le recordé algunas experiencias desagradables del pasado. Cuando era niño, mi madre fue hospitalizada, mi abuela falleció y los parientes de mi padre le causaron grandes problemas. Dije que mi madre, que también era practicante, no se cultivó bien, por lo que tuvo muchos problemas. Le señalé que el hecho de que se le permitiera practicar Falun Dafa era muy especial, por lo que no debía tomarlo a la ligera. Le pedí que fuera más compasivo.

Cuando se fue me dolieron los dientes, lo que me hizo comprender que debí haber dicho algo malo. Más tarde mi cadera se inclinó hacia la izquierda. No podía enderezar la espalda ni el cuello. Cada vez que caminaba o meditaba, mi hombro estaba desalineado y me dolía la espalda. Evitaba mirarme al espejo porque parecía una anciana jorobada.

Al día siguiente me enteré que mi padre se había peleado con dos hombres en la orilla de un río a las 3 de la madrugada. La tercera noche, mientras hacía los ejercicios, de repente sentí miedo, como si hubiera un fantasma o alguna entidad detrás de mí. Me recordé que estaría bien porque tengo al Maestro. Al cabo de un rato, sentí frío y pensé que era el yeli (karma) porque no había cultivado mi habla.

Poco después, mi hermano golpeó a mi cuñada. Mi cuñada y sus dos hijas se quejaron con mis padres. Mis padres pidieron a mi marido que interviniera. Todos nos sorprendimos porque mi hermano y su mujer solían ser muy felices juntos.

Más tarde, mis padres afirmaron que tenían 100.000 yuanes (15.100 dólares) en efectivo en su casa, pero que faltaban 20.000 yuanes (3.020 dólares). Mi madre sospechaba que mi marido lo había tomado e incluso dijo que pensaba denunciarlo a la policía. Cuando mi marido volvió y me lo contó, fue demasiado para mí.

Le dije: “Tenemos que mirar hacia dentro. ¿Todavía tenemos algún apego a beneficiarnos a costa de los demás? ¿Todavía estamos resentidos con mi madre? ¿Seguimos preocupados por ser incomprendidos? Deberíamos dejar de lado nuestros apegos”.

Tuve el pensamiento de eliminar todos los factores malvados que intentaban perseguirnos a mi marido y a mí persiguiendo a mis parientes. Después de enviar pensamientos rectos durante dos días, mi madre le dijo a mi marido: "Me olvidé. Oí que tu padre llamó a alguien y le dio el dinero".

Miré hacia dentro y encontré mi problema: no cultivé bien mi habla, lo que me causó problemas. Tengo algunos entendimientos que me gustaría compartir.

En primer lugar, no puedo juzgar a mi madre, que es una practicante. Cometí un error al decir que ella no se cultivaba bien.

En segundo lugar, como cultivadora, no puedo juzgar a otras personas o podría causarles problemas involuntariamente. No puedo hablar mal de los demás a sus espaldas, aunque la persona esté muerta. Pensé que estaba tratando de animar a mi padre a tomar todo a la ligera, pero no cultivé el habla según el Fa del Maestro.

En tercer lugar, si los cultivadores se cultivan bien, el entorno que les rodea será bueno. Por otro lado, si la persona no cultiva su habla, el ambiente cambiará en consecuencia.

Cuarto, como cultivadores, debemos ser puros y amables. Entonces, lo que digamos no dañará a los demás y no crearemos yeli (karma).

Es muy importante cultivar el habla de uno. Incluso una frase que no se basa en el Fa podría causar una tribulación, que podría llevar a un practicante a fallar en la cultivación. Por lo tanto, los practicantes deben cultivarse bien, recordar mantener su virtud y no crearse tribulaciones adicionales.