(Minghui.org) He practicado Falun Dafa durante casi 21 años. He experimentado tanto la alegría como la tristeza, y he tenido muchos entendimientos. Me gustaría compartir mis experiencias con ustedes.

El Maestro Li me ayudó a sobrevivir a un accidente casi fatal

Una mañana de verano de 2011, una practicante y yo fuimos al campo a repartir materiales de clarificación de la verdad. Justo cuando estábamos terminando, alrededor de las 6:30 a. m., alguien nos denunció a la policía. La policía nos persiguió y se llevó a mi compañera practicante. Conduciendo mi motocicleta a una velocidad muy alta, escapé de la policía, pero me salí de la carretera. Me golpeé con fuerza contra el suelo y me desmayé.

Otro grupo de practicantes que también estaba repartiendo materiales vio el accidente. Más tarde me dijeron que estaba gravemente herida. Había mucha sangre en el suelo, y mi cara estaba casi completamente destruida. Intentaron detener a algunos taxis, pero los conductores se negaron a llevarme al hospital, porque pensaron que moriría en sus autos. Los practicantes pagaron una gran suma de dinero y encontraron un coche.

Recuperé el conocimiento brevemente en el coche. Mi primera reacción fue: "Así es como debe sentirse morir". Entonces oí una frase de la radio del coche: "Has experimentado muchas dificultades. Tienes una base sólida...". Sentí que era el Maestro quien me animaba. Pensé: "Tengo que aguantar y estaré bien".

Eva (alias, una practicante) me abrazaba y seguía limpiándome la sangre de la boca. Me desmayé de nuevo. La segunda vez que me desperté, pensé: "Necesito quedarme con Jenny (alias)". Conozco a Jenny (también una practicante) muy bien. Se lo dije a los otros practicantes y me desmayé de nuevo.

Cuando me desperté unas horas después, estaba en casa de Jenny. Lo primero que vi fue el retrato del Maestro en la pared. Pensé: "Ahora estoy con el Maestro. Estoy bien ahora". Vi a Eva y a su hijo enviando pensamientos rectos. Me preguntaron cómo me sentía. Dije que estaba bien.

De hecho, estaba gravemente herida. Mi cabeza estaba hinchada. Mi cara estaba cubierta de arena y sangre. La carne sobre mi ceja derecha sobresalía. Mi labio superior tenía un gran corte y la carne interior colgaba. El tejido conectivo entre el labio inferior y la encía estaba roto. Mi lengua se había partido en dos partes. Faltaban dos dientes frontales inferiores. No podía abrir los ojos, tan pronto como los abría me sentía mareada y la habitación empezaba a girar. Seguí vomitando sangre.

Un practicante me dijo más tarde: "Estaba tan asustado cuando te vi por primera vez. Tu cara estaba destruida y estabas cubierta de sangre. Yo fui quien te encontró. Estabas inconsciente. No estaba seguro de que aún estuvieras viva. Pero noté que aún respirabas".

Traté de levantarme para usar el baño. Me preguntaron si podía ir sola. Asentí con la cabeza. Una vez allí, sin embargo, no pude salir. Los practicantes me sacaron y vomité sangre negra. Probablemente fue causada por órganos lesionados. No sentí ningún dolor. Después de vomitar, pude abrir los ojos.

Jenny hizo arreglos para que muchos practicantes vinieran y enviaran pensamientos rectos para ayudarme. Su apartamento estaba lleno.

La segunda mañana, Jenny me preguntó si podía hacer los ejercicios. Dije que sí. Pero yo solo tenía la energía para hacer el primer ejercicio. Me dejó hacer todo lo que pude. También me obligué a seguir adelante como si no estuviera lesionada. Cociné arroz y me forcé a tragarlo. Al principio, pedí a los practicantes que me leyeran el Fa. No podía sentarme por mucho tiempo, así que me acostaba después de un rato y los escuchaba. Una semana más tarde, pude leer el Fa por mi cuenta durante 30 minutos.

Dos semanas después, mi condición mejoró y regresé a mi propio apartamento.

El lado derecho de mi cara estaba muy hinchado y duro. La sangre y un líquido maloliente seguían saliendo de mi boca. Aumenté la cantidad de tiempo de estudio de las enseñanzas de Dafa y envié pensamientos rectos. Mi condición siguió mejorando. Después de dos meses, estaba casi recuperada, excepto por mi cara. Diez meses después, mi cara parecía normal. Debido a que la lengua estaba dividida por la mitad, al principio no podía hablar con claridad. Mi lengua tampoco podía saborear ni sentir nada. Más tarde volvió a la normalidad.

Todo el mundo estaba asombrado de que yo haya sobrevivido. Mis familiares y amigos, que no son practicantes, todos pensaron que me estaba muriendo con seguridad. Pero mi vida fue renovada por el Fa. Mi vida fue dada por el Maestro. Conozco muy bien los cuidadosos arreglos del Maestro y cómo me está protegiendo.

Nuestro entorno familiar es nuestro ambiente de cultivación

Sé que mi sólida creencia en el Maestro y en el Fa fue la razón por la que sobreviví a esta gran tribulación. También me di cuenta de que la causa de la tribulación fue porque no me cultivaba bien, y tenía nociones y apegos que había acumulado. Vi profundamente la importancia de la cultivación sólida.

Mi marido no se cultiva. Es estrecho de mente, inseguro y alcohólico. A todo el mundo le cuesta estar con él. Como todo el mundo a nuestro alrededor lo desprecia, yo también lo desprecio. A menudo yo le señalaba sus problemas. Una vez me dejó y alquiló un apartamento. Casi nos divorciamos. La única razón por la que permanecimos juntos fue por nuestro hijo. Antes de mi accidente de motocicleta, tenía odio, celos y sentimientos competitivos hacia él.

El Maestro dijo:

"Hay otro punto que quiero mencionar, y es que los Dafa dizi tienen que prestar atención a aspectos de la vida. Todos han visto que las relaciones sexuales sin estar casados es el pecado de la humanidad, esto daña a las familias y corrompe la moralidad humana. En el pasado, en el periodo inicial, ya vi este problema. Al cultivarse en la sociedad humana, el problema más grande, en un mundo embrollado, es enfrentar la tentación de la sociedad de la gente común con respecto al sexo . En el pasado existían requisitos muy severos para los cultivadores, no importaba qué tipo de cultivación era, todos consideraban esto como muy importante. En el pasado, si un monje o una monja cometían un pecado en este asunto, ya no podían cultivarse más. Si alguna divinidad guiaba a sus dizi a cultivarse en las montañas y alguno cometía este error, entonces estaría acabado para siempre. Es un asunto así de severo y serio. Siendo Dafa dizi, tienes que cultivarte en Dafa aun más sagradamente. Pero hay estudiantes que son muy descuidados. No importa cómo sean los principios de la sociedad del mundo humano, o cómo vea el hombre este asunto, siendo cultivadores deben tener un estándar alto, y tienen que considerar este asunto sobrepasando los principios del hombre, tienen que comportarse de acuerdo a los requisitos de los dioses. Mantener relaciones incorrectas entre ambos sexos es también cometer un crimen aquí donde está el hombre. Los dioses no hacen estas cosas sucias, pero ¿no están los cultivadores caminando hacia la divinidad? ¿No están transitando este camino divino? Entonces, ¿por qué no pueden estar a la par de los dioses? ¿Por qué no pueden hacerlo de acuerdo con los requisitos de los dioses? Además, hay personas que lo están haciendo repetidamente. ¿Cómo puede ser?" (Enseñando el Fa en Manhattan).

Sentí como si el Maestro estuviera hablando sobre mí. El accidente fue una llamada de atención, y me di cuenta de muchas cosas gracias a ello. Sin embargo, mis nociones negativas se habían acumulado durante mucho tiempo y eran realmente difíciles de eliminar. A veces me las arreglaba para hacerlo mejor. Una de mis nociones era que yo creía que hacía "cosas importantes". Consideraba todo lo demás, especialmente cualquier asunto familiar, como trivial e incluso una interferencia. Debido a esto, había rechazado muchas oportunidades de cultivación. Mis pensamientos no estaban en línea con el Fa. Esto se debía a que no estudiaba bien el Fa, por lo que no trataba el ambiente familiar como un ambiente de cultivación.

Poco a poco, cambié mi actitud hacia mi marido. Soporté sus insultantes comentarios. Cuando me maldecía, le decía en voz baja: "Falun Dafa es bueno; Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno". Empecé a prestarle más atención. A veces el Maestro usaba su boca para animarme: "Hoy te estás comportando mejor". Mi esposo también notó los cambios en mí.

Él quería comprar un coche. Como es alcohólico, le pedí que dejara de beber. Era infeliz. Nuestro hijo tampoco quería que comprara un coche por razones de seguridad. Más tarde, pensé que el Fa requiere que los practicantes consideren a los demás. Así que cambié de opinión y apoyé su decisión. Cuando le dije honestamente lo que pensaba, él también cambió y dijo: "Estoy envejeciendo y bebo demasiado. Así que, no creo que comprar un coche sea una buena idea".

Sentí el asombroso poder de la cultivación. También sé que todavía tengo que mejorar en el entorno familiar. Estoy segura de que lo haré cada vez mejor.

Atesorando oportunidades de cultivarnos junto a otros practicantes

Solía ser exigente y complicada cuando otros practicantes me pedían que hiciera cosas. Siempre desestimaba sus sugerencias. No miraba hacia adentro. Cuando empecé a corregirme con el Fa, me volví más feliz. Sabía que estaba mejorando.

Una vez, cuando los otros practicantes y yo hicimos materiales para aclarar la verdad, una practicante nos sugirió cómo doblar el material, cómo colocar las etiquetas, y cómo sellar las bolsas, etc. Para mí todos estos eran detalles triviales. En los viejos tiempos, habría sentido que ella estaba causando problemas, y otras nociones humanas habrían salido a la luz. Pero esta vez recordé que ella quería que todo se viera bien para tener el mejor efecto de salvar a la gente. Así que acepté sus sugerencias incondicionalmente.

Más tarde leí las enseñanzas del Maestro: "Siendo Dafa dizi, los pensamientos rectos provienen del Fa, y no te cultivas por lo buenas que son tus ideas o cuán brillante es tu método humano. En cambio, te cultivas si utilizas pensamientos rectos cuando estás tratando el asunto" (Sean más diligentes). Me sentí feliz. Le hablé a esa practicante sobre mi iluminación. Ella también estaba feliz y se sentía iluminada.

Aunque me pareció algo pequeño, me lo tomé en serio. Sé que nada es una coincidencia en la cultivación. Todo está cuidadosamente arreglado por el Maestro. Si miramos hacia afuera podemos perder las oportunidades de cultivación organizadas por el Maestro. Ahora veo mis problemas, y realmente agradezco al Maestro y a los demás practicantes.

Una practicante en mi área nunca cumplía con sus promesas y no se comportó como una practicante. No me movió su comportamiento cuando hice cosas con ella. Me dije: "Esta es una oportunidad para mirarme y cultivarme, ya que el Maestro me permitió ver su comportamiento. Este es el Maestro pidiéndome que encuentre mis propios problemas". También recordé que tenía que separar su comportamiento a nivel superficial humano de su verdadero yo.

Cuando mis pensamientos se hicieron rectos, ella también cambió. Antes, muchos practicantes tenían actitudes negativas hacia ella debido a la forma en que se comportaba. Ahora están felices por ella. Esto es cultivación, fue Dafa que la cambió.

Siempre pensé que no me iba bien en mi cultivación, así que nunca escribí ni envié ningún artículo de cultivación para los Fahui de China. Esta vez, quiero expresar mi más sincero agradecimiento al Maestro por salvar mi vida y renovarla. Veo esta oportunidad de presentar mi artículo como un nuevo punto de partida en mi cultivación.