(Minghui.org) Una presentación sobre la sustracción forzada de órganos capturó la atención de los legisladores franceses durante un foro que conmemora el 70.º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que se celebró en el senado francés el 16 de noviembre.

El foro conmemora el 70.º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El senador André Gattolin patrocinó el foro con la Asociación para los Derechos Humanos. Los oradores incluyeron al embajador de derechos humanos François Croquette, quien trabaja en el Departamento de Asuntos Exteriores de Francia, y representantes de muchas organizaciones.

El Dr. Alexis Gennin, neurocientífico y consultor científico de la organización no gubernamental Médicos Contra la Sustracción de Órganos Forzada (DAFOH -sigla en inglés) , habló sobre los métodos utilizados por los investigadores para recopilar pruebas y verificar la sustracción forzada de órganos en China.

Alexis Gennin (izquierda); Marie-Françoise Lamperti (centro), presidenta de la Asociación de Derechos Humanos y el senador André Gattolin (derecha).

Según el Dr. Gennin, la sustracción de órganos a gran escala a practicantes de Falun Dafa, cristianos y tibetanos ha sido confirmada por múltiples investigaciones internacionales independientes.

Dijo que, en la década de los noventa, solo se realizaron de 300 a 600 cirugías de trasplante de órganos en China. Sin embargo, después de que se inició la persecución a Falun Dafa en 1999 se realizaron 3.000 cirugías de este tipo en el año 2000. Ese número llegó a 10.000 en 2001 y 30.000 en 2006. Pero después  que la esposa de un cirujano involucrado en la sustracción de órganos testificó en 2007 sobre los crímenes que cometió su marido, el gobierno chino eliminó datos sobre cirugías de trasplante de órganos.

El Dr. Gennin habló sobre la investigación realizada por dos prestigiosos canadienses, el abogado de derechos humanos David Matas y el exmiembro del parlamento David Kilgour. Descubrieron que el tiempo de espera de un órgano en China es de alrededor de tres semanas, que es mucho menor que en países con sistemas regulados de donación de órganos. China no tiene tal sistema, y varios hospitales chinos han admitido ante los investigadores que sus órganos provienen de practicantes de Falun Dafa.

China afirma que los órganos provienen de prisioneros ejecutados a muerte, pero el Dr. Gennin declaró que el número de presos ejecutados en China no coincide con el número de cirugías de trasplante.

Él cree que Francia no debe permanecer en silencio porque, durante las últimas dos décadas, muchos cirujanos chinos de trasplante de órganos han sido formados en Francia. Señaló que, en Francia, la gente espera de 3 a 5 años por un órgano. Sin embargo, cada año 300 pacientes son retirados de la lista de espera. No tuvieron cirugía de trasplante en Francia, ni han fallecido. Dijo que es necesario hablar sobre cambiar las leyes para evitar que los ciudadanos franceses viajen a China y participen es este crimen sin saberlo.

Después de que el Dr. Gennin habló, el senador André Gattolin afirmó que la sustracción forzada de órganos en China es un genocidio. Dijo que los parlamentos en muchos países, incluidos Francia e Italia, están preocupados por el tema. Dijo que los legisladores deberían ayudar a redactar leyes para asegurarse de que los ciudadanos no se involucren en el comercio ilegal de trasplantes de órganos en China.

François Croquette, embajador de derechos humanos del Departamento de Asuntos Exteriores de Francia.

François Croquette, embajador de derechos humanos del Departamento de Asuntos Exteriores de Francia, dijo durante una entrevista posterior al foro que, si bien muchas personas esperaban que la participación de China en varias organizaciones internacionales influyera positivamente en la situación de los derechos humanos en el país, "ese no ha sido el caso".

Cuando se le preguntó sobre la persecución a Falun Dafa, el Sr. Croquette dijo que Francia ha planteado el problema a China muchas veces con la esperanza de que el gobierno chino respete la libertad de creencia, incluido Falun Dafa. Dijo que Francia no es el único país que ha tratado de discutir la persecución con China; Muchos países han hecho lo mismo, lo cual es muy significativo.

El político camboyano Sam Rainsy.

Sam Rainsy, un político camboyano, dijo que nunca se hará justicia si se oculta la verdad: "Si practicamos la verdad y la justicia, no debemos olvidar a las víctimas". Respecto de la persecución a Falun Dafa, dijo: "La gente debería respetar la libertad de creencia. La creencia y la meditación nos ayudan a trascendernos, mejorarnos y convertirnos en mejores personas".

Juez Jean-François Zmirou.

El juez Jean-François Zmirou habló sobre las demandas de los practicantes de Falun Dafa contra el exlíder del partido comunista chino Jiang Zemin, quien lanzó la persecución a Falun Dafa. Dijo que las demandas muestran que las personas quieren hacer algo para detener la persecución. Añadió que las demandas también pueden presentarse en Francia.

Guy Aurenche.

Guy Aurenche, que está con los cristianos que actúan para abolir la tortura (ACAT, Action des Chrétiens pour l'Abolition de la Torture), sugirió tres formas de ayudar a los grupos religiosos que están siendo perseguidos en China: aprender acerca de la existencia de estos grupos, aclarar los hechos a los políticos para que tomen medidas para ayudar y demandar que el gobierno chino firme las leyes y tratados pertinentes. "Debemos decirle al gobierno chino que respete las leyes que firmaron", dijo.