(Minghui.org) Nací en una aldea. Mi padre tenía mal temperamento y era muy violento, y yo muy terca. Durante mi niñez, si no le obedecía, me golpeaba. Esto causó que desarrolle mucho odio en mi corazón y juré irme de casa.

Después de graduarme de una escuela técnica, realicé mi deseo de irme de casa. Me dieron un trabajo en una ciudad a unos 320 kilómetros.

Me casé. La personalidad de mi esposo era peor que la de mi padre. No podía controlar su temperamento para nada. Tampoco era un hombre responsable. Yo estaba enojada todo el día y tenía muchas enfermedades. En ese tiempo nuestro hijo era muy pequeño y yo me sentía desesperada y desesperanzada. Tenía tanto dolor que siempre estaba al borde de caerme.

Ya no podía tolerar nada física o mentalmente. Era alérgica a la medicina, así que para recuperar mi salud intenté diferentes qigong falsos donde fuera que escuchaba sobre sus efectos. Trágicamente, todos estos qigong eran futi. Sin saber me pusieron a curar a otros, aún cuando yo misma estaba llena de enfermedades. Mi cara estaba negra.

Entonces un día un colega me prestó una copia de Zhuan Falun. Después de leer el libro, me di cuenta que todas las prácticas que había hecho antes eran futi. Me decidí practicar Falun Gong.

No me lo tomé seriamente hasta que tuve un accidente.

Un gran incendio me despierta

Debido a mi pobre cualidad de iluminación, puse Zhuan Falun en el cajón de mi escritorio y solo lo leí de vez en cuando. Aunque había dejado todas las prácticas de futi, no entendía el significado profundo de Zhuan Falun. Todos los días estaba ocupada con las cosas de la casa y mi hijo. Sin embargo, tenía la sensación de que este libro podía protegerme.

Un día, hubo un gran incendio en mi lugar de trabajo por la medianoche. Yo trabajaba en una tienda grande que tenía mucho material inflamable. Toda la estructura de afuera del edificio se quemó desde el primer piso hasta el quinto.

Varios días después, funcionarios de una compañía de seguros llegaron para ver si había quedado algo de los libros contables. Los seguí para revisar. ¡Qué tragedia! Toda la mercadería estaba destruída.

Fui hasta arriba a mi oficina del quinto piso para ver si mi dinero y pertenencias sobrevivieron. Mientras entraba al pasillo, encontré la oficina reducida a cenizas. Una de mis colegas encontró su collar de oro y joyas derretidas.

Cuando entré en mi oficina, me sorprendí gratamente. Todo estaba bien; solo se había quemado la puerta. Los escritorios y alacenas estaban sanos. Yo estaba muy emocionada y les dije a mis colegas: “Zhuan Falun en mi escritorio protegió esta oficina”.

Después del incendio, me determiné a practicar Falun Gong, pero no estaba completamente comprometida con la cultivación genuina.

Un día comencé a temblar. Sentía frío, tenía fiebre, y no podía dormir. Por varios días vi un animal que parecía un conejo blanco intentando poseer mi cuerpo, pero simplemente no podía. Me di cuenta que esto era porque había hecho prácticas con futi. Fue ahí cuando comencé a practicar seriamente Falun Gong.

Forzándome a mirar hacia dentro

Shifu me quitó un montón de enfermedades muchas veces después de comenzar a practicar Falun Dafa. Gracias a la protección de Shifu, pasé las tribulaciones del ye de enfermedad, una tras otra. Al principio no me sentí liviana por todo el cuerpo, como los demás practicantes. Siempre estaba en un estado de sufrimiento.

Mi cerebro se sentía como una bola dura y apretada de ye, y sufría cada segundo del día. Parecía que mi cerebro hacía clic cada tanto mientras estaba con dolor profundo. Mientras hacia la meditación sentada, mi cara se retorcía y mi cuello se ponía rígido.

Tribulaciones familiares

Sufrí cuando la persecución comenzó en julio de 1999. Fui detenida dos veces en un campo de trabajo forzado por más de cuatro años debido a mi firme creencia en Falun Dafa. Mi salud empeoró después que fui liberada del campo de trabajo forzado. Dependía de hacer los ejercicios de Falun Gong para mantenerme viva.

Mi esposo estaba viviendo con otra mujer cuando yo estaba detenida en el campo de trabajos. No educó a nuestro hijo, ni tampoco lo cuidó apropiadamente. Mi hijo vivía como alguien sin casa y muchas veces se iba a la casa de nuestros parientes.

No tenía ni un centavo en el bolsillo cuando me liberaron del campo de trabajos. Me despidieron de mi trabajo, y mi salud estaba complicada.

Mi esposo no me visitó ni una vez durante los cuatro años que estuve detenida. Cuando otros le preguntaban por mí, me maldecía. Yo quería dejarlo, así que le pedí el divorcio. Aceptó. Mi hijo se fue a vivir con él porque yo no tenía cómo mantenerlo.

Pronto me di cuenta que solo estaba considerando mis propias necesidades en ese momento. Nunca pensé en salvarlos. Por un largo periodo de tiempo después del divorcio, no tuve noticias de mi exesposo e hijo.

Entonces escuché sobre una situación complicada en la que estaba involucrado mi exesposo. Hirió a alguien en un accidente de auto y tenía que pagarle una gran compensación. Terminó endeudado –casi un millón de yuanes. Mi hijo no contestaba mis llamadas. No me reconocía como su madre, ni se comunicaba conmigo.

Mientras maduraba en el xiulian, me di cuenta que no hice bien lo que tenía que hacer como practicante de Dafa con mi familia. Como practicante, no practiqué bien la cultivación. ¿Cómo podía salvarlos si no hacía bien mi xiulian? Le pedí a Shifu en mi corazón: Deseo salvar a mi familia. Por favor, Shifu, ayúdeme.

Me enteré que mi hijo se había ido a vivir a otra ciudad y era dueño de una tienda allí. Tenía pensado ir a verlo, pero no sabía exactamente dónde era. En ese momento un mensaje apareció en mi mente: mi hijo está muriendo y está al borde de la desesperación. No tenía idea de cómo encontrarlo. En ese momento en mi escritorio encontré un acuerdo entre mi hijo y otros, con la dirección de mi hijo incluida.

Fui a buscar su tienda. Cuando finalmente la encontré, estaba cerrada. Pregunté a los vecinos y me dijeron que la tienda estaba cerrada hace días. Mi hijo apareció recién después de varios días. No quería verme y me preguntó por qué fui. Le dije que estaba preocupada por él y que me importaba, quería verlo.

Lo seguí a su casa. Me sorprendí de ver solo botellas vacías de alcohol en el piso y pedazos de valijas. Quise cocinarle algo pero me dijo que no había comida allí y que hacía días que no comía. Dijo que simplemente quería terminar con su vida. Me sentí tan triste cuando escuché esto. Fui a comprar algo de mercadería para él.

En ese tiempo, recién estaba aprendiendo a practicar la cultivación genuina. Permití que mi hijo durmiera y jugara video juegos todo el día. Podía ver que su estado mental estaba seriamente degenerado. Sabía que solo Dafa podía cambiarlo, así que intenté contarle sobre los principios de Falun Dafa cuando estaba tranquilo. Le dije que Dafa podía cambiar su destino. Respondió con dureza: “Incluso si lo que dices es verdad, prefiero sufrir antes que aceptar tus cosas”.

Cuando escuchó que otra practicante venía a verme, me pidió que le devolviera las llaves y que me fuera. Me puse triste y decidí regresar a casa la mañana siguiente.

Después de hacer los ejercicios la mañana siguiente, me dormí. Vi esta escena en mis sueños: La habitación de mi hijo estaba llena de palitos helados. Dos personas entraron con una “torta grande”, la pronunciación en pinyin es “dan gao” que suena igual que el carácter “mejorar”.

Ellos insistieron que me quedara y comiera con ellos. Ambos tenían el mismo apellido, Liu, que suena igual que el carácter chino “quedarse”. Me iluminé a que Shifu me estaba dando una pista de que debería quedarme y mejorarme en vez de irme. Los palitos helados simbolizaban un corazón congelado que necesitaba tiempo para derretirse. Hice el desayuno para mi hijo y no hablé de irme. Mi hijo tampoco dijo nada.

Me quedé diez días más y dejé de intentar cambiarlo. Siempre que tenía tiempo, salía a hablar con la gente sobre Falun Dafa. Sabía que tenía grandes problemas en mi cultivación, así que debía estudiar el Fa lo más posible y mejorar mi entendimiento sobre los principios del Fa.

Mi hijo seguía jugando juegos todo el día. Me pareció que sería mejor si volvía a vivir conmigo. Entonces decidí hablar con mi exesposo para ver si era posible. Regresé a mi ciudad y fui a visitar a mis exsuegros. No nos habíamos visto en muchos años. Me trataron amablemente y me invitaron a pasar.

Justo sucedió que mi exesposo regresó en ese momento. Se puso furioso cuando me vio. Agarró un cuchillo de la cocina y dijo que me mataría. Su padre lo sostuvo con una mano y con la otra le dio una bofetada en la cara. Su madre también intentó detenerlo mientras me gritaba “¡Corre!”.

Corrí y me subí en un autobús. Estaba tan nerviosa y mareada que me pasé de parada. Me llevó un largo rato encontrar el camino a casa.

Practicando la cultivación genuina e identificando mis apegos

Me arrodillé frente a la foto del Maestro mientras derramaba lágrimas. Le rogué ayuda al Maestro. “¿Qué está pasando conmigo, su discípula? Realmente quiero cultivarme bien. Sin importar cuán difícil sea, su discípula quiere avanzar. Quiero salvarlos. Por favor deme una pista para iluminarme, Maestro”.

Al día siguiente leí una experiencia de cultivación de una practicante en Internet. El esposo de la practicante solía golpearla y maldecirla y estaba todo el día apostando. Cambió ella misma y trató a su esposo con compasión, sin odio ni queja. Pronto, su esposo cambió. Después de leer este artículo y estudiar el Fa, comparé eso conmigo y finalmente descubrí cuál era mi problema.

Durante muchos años de cultivación, estaba enfocada en “mi”. Reduje el significado de la cultivación. “Quiero cultivarme” era más importante que cualquier cosa. Nadie podía demorar mi cultivación. Nadie podía afectar mi cultivación. Me parecía que la cultivación era la cosa más importante. Decepcioné, descarté, excluí, me alejé, y renuncié a cualquier cosa que interfiriera con mi cultivación. Me fui a un extremo, al punto de que mi validación del Fa estaba basada en egoísmo. Por eso siempre tenía problemas.

En cuanto a las relaciones familiares, nunca me puse a pensar que ellos estaban ahí por el bien de mi cultivación. Sus problemas estaban todos relacionados a mí. Ellos eran mis espejos. Tendría que haber mirado dentro para identificar mis problemas, pero no me cultivé. Su situación desesperada me despertó: comencé a mirar hacia dentro para identificar mis apegos y encontré un montón de ellos.

Muy profundo dentro de mí, despreciaba a mi marido; lo despreciaba sin importar qué hiciera. Tenía la misma mentalidad hacia mi hijo. ¿Acaso esto no es envidia? No me cultivé. Cuanto más los despreciaba, las viejas fuerzas los hacían peores. Si seguía en el sendero de no cultivarme, las viejas fuerzas los empujarían a la desesperación y finalmente los arruinarían.

Estas tribulaciones familiares me hicieron dar cuenta que mi cultivación se había desviado de Dafa. Tenía serios problemas de envidia y no tenía razón para hablar de alcanzar la perfección en la cultivación. De repente me iluminé a este punto: Mi familia o mi hijo no tienen nada de malo. Soy yo quien no tomó un camino recto en la cultivación. No me cultivé bien y empujé a los seres conscientes a una mala situación. Después de entender esto, me enfoqué en mi cultivación personal.

Mi hijo se fue a vivir a Beijing. De nuevo lo desprecié y pensé que no podía hacer nada bien sin importar donde fuera. Inmediatamente me di cuenta del mal pensamiento, lo atrapé y desintegré. Hablé con las nociones viejas en mi mente solemnemente: Todos los seres conscientes han venido a asimilarse al Fa y serán salvados. Están en manos de mi Maestro. El destino de mi familia y mi hijo serán arreglados por Shifu. Quien sea que interfiera, está cometiendo un pecado.

Asumí que mi familia son un espejo y me propuse salvarlos. Siempre que tenían problemas, miraba hacia dentro e inmediatamente encontraba dónde me quedaba corta. Dejé de quejarme o culparlos. Los traté amablemente y los ayudé en silencio.

Mi hijo se encarrila y mi esposo cambia su actitud

Durante años mi hijo no me visitó. Luego vino a verme cuando volvió de Beijing. Le dije que me iría a visitar a mi madre en unos días. Dijo: “Mamá, no te vayas este año. Vendré a vivir contigo cuando tenga tiempo”.

En ese momento entendí las enseñanzas del Fa de Shifu:

“… la cultivación depende de uno mismo, mientras que el gong depende del shifu” (Zhuan Falun).

Mi hijo no vino a verme durante muchos años, aunque se lo pidiera, pero cuando me rectifiqué vino sin que se lo pidiera.

Mi hijo estaba en sus treinta en ese momento. Nunca me hablaba de sus novias, ni tampoco me contaba si había encontrado alguien para casarse. Sin embargo, volvió a visitarme y compartió sus buenas noticias: “Mamá, encontré a una chica muy buena. Se acaba de graduar de la universidad. Quiere conocerte”.

Me di cuenta que mis seres conscientes volvieron a encarrilarse después que cambié mis nociones. Durante ese periodo, mis parientes políticos se mudaron a una casa nueva y le dieron la vieja a mi hijo.

Medio año después, mi hijo me contó que se iba a casar. Me preguntaba yo misma cómo comunicarme con mi exesposo por la boda de nuestro hijo. Le pregunté a mi hijo: “¿Crees que deba ir a la boda?”.

Dijo: “Lo hablaré con papá”.

Un día, mi exesposo vino a visitarme. Yo aún estaba preocupada por nuestra relación. Ya no lo odiaba. Solo quería salvarlo.

Esta vez, su actitud era completamente diferente. Expresó su sincero agradecimiento por mis sacrificios por nuestro hijo. “En la boda de nuestro hijo, tu jugarás un papel clave como miembro de la familia. Por favor, invita a todos los parientes de la familia de tu madre y a tus compañeros practicantes”, me dijo.

Él todavía no entendía bien a los practicantes de Dafa y me recordó que les dijera a los practicantes que no dijeran nada sobre Falun Gong en la boda. Aproveché la oportunidad para contarle algunos hechos sobre Falun Gong. No dijo nada, sonrió y se fue.

Mirando hacia dentro para rectificarme aún más

Varios días antes de la boda de mi hijo, mi cabeza se sentía muy incómoda. Apenas podía tolerar el dolor. Temblaba del dolor. Me pregunté cómo podría ir así a la boda de mi hijo, si esto continuaba. ¿Cómo podría validar el Fa así?

Un día, mi exesposo me llamó y me culpó por algunos temas con la ropa de la boda de nuestro hijo. Finalmente me dijo que no fuera a la boda. Yo estaba calmada mientras lo escuchaba por teléfono.

Después que colgó, comencé a mirar hacia dentro para identificar las cosas en mí que no estaban en línea con el Fa. Me sentía maltratada, pero aun así me consideré practicante. Pensé en las enseñanzas del Maestro:

Durante el xiulian, cuando estás lidiando específicamente con conflictos o cuando otros te tratan mal, pueden existir dos clases de situaciones: una es que posiblemente tú hayas maltratado a esa persona en tu vida anterior; sin embargo, tu corazón está muy desequilibrado: «¿Cómo me trata así?». Pues, ¿cómo trataste tú a esa persona antes? Dices que en aquel entonces no sabías y que en esta vida no importan los asuntos de ese otro periodo de vida; eso no va de ninguna manera. Además hay otra cuestión, durante los conflictos está involucrado el tema de la transformación del yeli, por eso, al momento de tratar asuntos específicos, debemos tener una actitud elevada, no podemos actuar como una persona común” (Zhuan Falun).

Yo sabía que teníamos relaciones predestinadas de encarnaciones previas. Antes cuando discutíamos, venía y me decía: “Vine para vengarme”.

Nos tratábamos como enemigos cuando vivíamos juntos. Estoy agradecida por practicar Falun Dafa en esta vida para que pueda resolver benevolentemente estas malas relaciones predestinadas. Pensé que quizás en vidas previas lo lastimé, así que sin importar cuán mal me tratase, lo trataría con la mentalidad de un practicante. Envié un pensamiento: que nuestras malas relaciones previas se resuelvan benevolentemente con Dafa.

A la medianoche, sentí un fuerte campo de energía mientras enviaba pensamientos rectos. Seguí enviando pensamientos rectos, pero perdí la conciencia más tarde. Desperté alrededor de la 1:00 a. m. Estaba tirada boca abajo, y tenía un chichón enorme en mi cabeza. Mi rostro estaba cubierto con baba, pero me sentía liviana y la incomodidad se me pasó.

Sabía que Shifu me había ayudado a pagar mis deudas. Después de eso, mi exesposo no dijo nada sobre que no fuera a la boda.

Los parientes entienden los hechos de Dafa

Mi exesposo trató a mis parientes y a los practicantes en la boda, con mucha hospitalidad. Estaba muy contento.

Sus parientes también cambiaron sus actitudes hacia mí. Cuando la policía local me acosaba, mi cuñado fue a la comisaría en mi nombre. Mi cuñada me ayudó a cuidar de mi nieto. Mi padre de 90 años de edad me entregaba comida y entendía lo que yo estaba haciendo. Todo el odio previo, rechazo, resistencia y enojo, desaparecieron.

Algunos de mis parientes han aceptado los hechos de Falun Dafa, pero la gran mayoría no. Esto ya no me molesta, porque sé que la gran compasión de Dafa los salvará finalmente. Lleva tiempo en derretirse el hielo. El comportamiento de un practicante es una gran forma de mostrarles. Me tengo que considerar una cultivadora genuina, y repagar el odio con virtud. Todos los seres conscientes han venido para ser salvados, especialmente las familias de los practicantes. Creo que ellos eventualmente serán salvados en Dafa.

Cultivándome y disolviendo tribulaciones

Mi nieto nació en enero de 2016. Mi nuera dijo que ella vendría a vivir conmigo porque estaba renovando su casa y estaba llena de malos olores. Durante ese periodo, la policía vino a mi casa para acosarme. Dejé mi casa y alquilé un lugar.

Cuando regresé a casa para año nuevo, mi hijo y nuera se estaban mudando y les pregunté por qué.

Mi nuera dijo que era porque el bebé lloraba todo el tiempo en mi casa. Le dije a mi nuera que le dijera al bebé “Falun Dafa es bueno”. No dijo nada y se fueron. Se mudaron muy rápidamente. Podía decir por sus expresiones que algo había pasado. Pasé el año nuevo sola.

A medianoche del año nuevo, mi hijo vino y me gritó con quejas y culpándome. Me dijo que nunca fuera a su casa. Yo no me moví y lo escuché calmadamente mientras miraba hacia dentro y desintegraba los elementos perversos detrás de él. Se fue después de sacarse la bronca. No tenía idea qué les había pasado para que me hablara así.

Mi hijo regresó media hora más tarde. Se arrodilló, con lágrimas, y se disculpó. Le pregunté qué había pasado, y me contó toda la historia.

Dijo que el bebé lloraba toda la noche. No podían calmarlo. Mi nuera fue a una adivinadora y le dijo que era por mí. Mi hijo dijo: “Mamá, sé que se equivocan –no tienen razón. Pero no vayas a ver mi bebé”.

Después que mi hijo se fue, me calmé y miré hacia dentro para identificar mis problemas. Debido al acoso de la policía local, mi propio campo no estaba claro. No estudiaba bien el Fa, ni enviaba pensamientos rectos lo suficiente.

Me preguntaba cómo me atraje adivinadoras hacia mí. Entonces entendí: solía leer libros sobre adivinación y muchas veces se los pasaba a otros. Cuando nació mi nieto, quería ponerle un nombre de adivinador al bebé, pero mi nuera se opuso.

Me di cuenta que esto no estaba alineado con el Fa y que era un asunto de practicar una sola vía de cultivación. Todavía tenía los mensajes de otras escuelas en mi mente. Aunque no los usé después de practicar Falun Dafa, no los quité o removí seriamente. El mal tomó ventaja de mis brechas para causar problemas y prevenir que mis seres conscientes sean salvados.

Continué mirando hacia dentro y encontré un montón más de problemas. No me quejé de nadie. En vez, me senté y envié pensamientos rectos. Después de un rato, sentí que mi corazón saltó a mi garganta y perdí la conciencia.

Me desperté a la 1:00 de la mañana. Mi cabeza cayó sobre la esquina de la cama. Me di cuenta que quizás tuve convulsiones. Otro “yo” lleno de ye murió. Shifu me ayudó a pagar una deuda de una vez. Sentía tanta gratitud hacia Shifu.

Este tipo de cosas me pasaron varias veces desde que comencé a practicar la cultivación. No sé cuánto ye he acumulado en vidas pasadas. El “yo” que estaba lleno de ye murió muchas veces y cada vez Shifu me trajo de vuelta a la vida. Ahora sé por qué siempre lloraba cuando comencé el xiulian. Mi lado consciente vio lo que Shifu hizo por mí. ¡Nunca podría agradecer lo suficiente a Shifu!

Pensé que sin importar cuántos apegos tuviera, no pueden ser excusas para que los elementos perversos eviten que mis seres conscientes fueran salvados. Nunca renunciará a ellos.

De vez en cuando le compraba regalos cuando visitaba la familia de mi hijo. Al principio, eran fríos conmigo.

No me mostraban el bebé y yo tampoco pedía verlo. Hablaba brevemente con ellos y después me iba. Camino de regreso a casa, estaba muy triste. Es fácil hablar de no mover el corazón cuando te maltratan, pero mi corazón estaba tan movido por sus expresiones frías. A veces no podía contener mis lágrimas.

Miré hacia dentro para averiguar por qué no me estaba sintiendo bien. Estaba preocupada por perder la cara, vanidad, y respeto. Siempre le daba mucha importancia a estas cosas. Como no las dejé ir, aumentaron y se convirtieron en un asunto serio. Sabía que ya no podía aferrarme a estos apegos.

Seguí visitando a mi hijo y siempre les llevaba regalos. Mi propósito era salvarlos. Gradualmente, dejaron de ser tan fríos conmigo. Durante una visita en abril, la madre de mi nuera mi dijo: “El bebé lloró un montón porque estaba mal del estómago. Ahora que tomó medicina china, está bien”.

Después de eso, me permitieron sostener el bebé. Comenzaron a ser hospitalarios conmigo. Se cerró la brecha entre nosotros. Les dije algunas cosas de Dafa cuando parecían estar felices. Mis consuegros fueron muy respetuosos conmigo.

Mi consuegra le recordó que me tratara bien: “Si tu suegra viene al mediodía, tienes que hacerle el almuerzo”. Desde entonces, siempre que los visitaba, mi nuera preparaba la comida para el almuerzo.

Mi hijo y su esposa se mudaron a otra ciudad y dejaron al niño en manos de los padres de mi nuera. Yo iba varias veces a la semana para ayudarlos.

Una vez mi nieto tenía fiebre. Dije: “Falun Dafa es bueno” una y otra vez a él. Le pedí a mi consuegra que le reprodujera las enseñanzas del Fa de Shifu por la noche. Bajó el volumen y le reproducía los audios al bebé todo el día.

Resoluciones benevolentes

Podemos salvar a todos los seres conscientes que tienen relación predestinada mala con nosotros, si seguimos los principios de Dafa. Yo siempre mantengo en mente las enseñanzas del Fa de Shifu sobre resolver las cosas benevolentemente. Shifu dijo:

“Entonces, ¿quién es culpable? Si quieren que yo lo diga, no es culpa de nadie. En la característica de formación, asentamiento, degeneración, destrucción del universo, esto es lo que pasa con las multitudes de seres, eso es porque la sabiduría del universo no es suficiente. Por eso yo he pensado, ¡el mejor método es que todas las vidas se resuelvan benevolentemente! No importa quién le debe a quién, nadie lo exige más, porque todos tienen pecados. Todos desisten de exigir lo que le deben, resuelven todo benevolentemente entre sí en la rectificación del Fa y caminan hacia el futuro, ¡qué bueno y bello es esto! (Calurosos aplausos). A las multitudes de seres esto seguramente les gusta, todos estarían felices, esto es lo que yo quería hacer al principio”. (Enseñanza del Fa en Gran Nueva York 2013)

Lo que compartí es una pequeña parte de mi sendero de cultivación, pero estos pequeños cambios hicieron una diferencia en mi vida. Si me hubiera encontrado con tales cosas antes de cultivarme, no sé si todavía estaría viva. ¿Qué ayuda a un practicante a disolver estas tribulaciones? Dafa. Lo que amplía constantemente el corazón de un discípulo de Dafa para tolerar y devolver las quejas con virtudes es solamente Dafa.

Dafa me salvó y me dio todo, y eso es todo para un discípulo de Dafa. Como discípula de Dafa, solo puedo seguir muy de cerca a Shifu y mantener en la mente las enseñanzas de Shifu:

“Cuando tienes problemas, tienes conflictos, tienes dificultades y te tratan injustamente, aún eres capaz de buscar en ti mismo y mirarte internamente, y ese es el xiulian verdadero, ¡y solo entonces eres capaz de elevarte continuamente, eres capaz de caminar derecho el camino del xiulian y eres capaz de encaminarte a la Perfección!” (Un mensaje de felicitaciones al Fahui de Taiwán).

“Sólo al cultivarse bien ustedes mismos pueden entonces completar bien la misión de los Dafa dizi” (Un saludo para el Fahui de Sudamérica).

¡Gracias Shifu por su compasión y gracia!