(Minghui.org) Mi segunda hermana mayor me llamó recientemente y me dijo que había terminado de leer Zhuan Falun, el libro principal de Falun Dafa, me conmovió. Cuando pensé en sus sorprendentes cambios en los últimos años, yo estaba llena de gratitud hacia el Maestro.

Tengo tres hermanas mayores y un hermano mayor. Mi padre y mi hermana mayor comenzaron a practicar Falun Dafa antes del 20 de julio de 1999. Mi tercera hermana y yo empezamos a practicar en el año 2012. Mi madre ha leído Zhuan Falun diez veces aunque ella no ha hecho los ejercicios. Mi segunda hermana y mi hermano mayor no tenían interés en practicar.

Mi hermana mayor siguió practicando en el 2003 y contó a nuestros familiares y amigos sobre la persecución. Mi tercera hermana mayor y yo estábamos preocupadas por su seguridad y nos sentimos mal cuando algunos de nuestros parientes la ridiculizaron. Mi segunda hermana mayor a veces se enojaba porque pensaba que la gente nos señalaría por practicar Falun Dafa.

Cuando empezamos a practicar Falun Dafa, le sugerimos que lo probara. Ella dijo: "No, prefiero jugar algunos juegos en mi tiempo libre". Sentimos que no tenía relación predestinada con la práctica y que estaría bien siempre y cuando no estuviera en contra de Dafa.

Introducción
Un día en el otoño de 2013, me apresuré a terminar mi trabajo. Estaba ayudando a mi hermano a recoger algodón y planeaba regresar a casa después de terminar. Mi madre insistió en que ayudara a mi segunda hermana mayor, ya que tenía mucho trabajo que hacer en la granja. Estuve de acuerdo y pensé que sería una buena oportunidad para decirle a su familia lo increíble que es Falun Dafa.

Pasé más de diez días allí, ayudando a su familia. Hablé de Dafa en cada oportunidad que tuve. La esposa de mi sobrino era muy agradable. Ella creía en los principios morales y escuchaba ansiosamente. Me pidió que le mostrara los ejercicios, así que hice el primer set. Ella le preguntó a mi hermana: "¿Por qué no practicas?".

Mi hermana respondió: "Creo en Falun Dafa, aunque no lo practico".

Mi sobrina dijo: "Lo habría practicado antes, pero no tengo tiempo, ya que tengo que cuidar de mi bebé".

Malentendido
Mi suegra nos pidió que rentáramos más tierras la primavera siguiente, y cultivamos casi 6,6 acres. Mi suegra y mi marido no quisieron contratar a nadie para ayudarnos, así que tuvimos que hacer todo el trabajo nosotros mismos, estuvimos muy ocupados.

Ese año, nos unimos a un grupo de estudio del Fa en un pueblo vecino. Fuimos allí para estudiar el Fa en la noche después de que terminamos nuestro trabajo. Cada vez que teníamos un tiempo libre, íbamos al mercado local con compañeros practicantes para decirle a la gente sobre la persecución de Falun Dafa. Por lo tanto, tuve menos tiempo para visitar la casa de mis padres o ayudar a mi segunda hermana mayor con su trabajo en la granja.

Mi segunda hermana mayor y su marido se quejaron de que mi tercera hermana y yo a menudo íbamos al mercado en vez ayudarlos. Su marido comenzó a maldecir a Dafa. Incapaces de soportar sus críticas, mi hermana y yo a veces peleamos con él. Eso empezó a disgustarnos e incluso intentó destruir nuestra relación con nuestros parientes, nuestra relación se fue deteriorando.

Cada vez que mencionábamos a Dafa a nuestros familiares, él nos gritaba e interfirió con nuestros esfuerzos para decirles acerca de la persecución.

Mi segunda hermana mayor comenzó a oponerse a Dafa con más fuerza que su marido. Cuando una practicante le entregó información sobre Dafa en el mercado, ella gritó: "¡No, no tenemos tiempo para leer esto!". No sabíamos por qué estaban tan enojados, pero no nos atrevimos a hablar con ellos acerca de Falun Dafa porque temíamos que se enojaran y dijeran cosas negativas. La situación fue muy tensa por más de un año.

La ira se transforma en apoyo
Las cosas empezaron a cambiar en el otoño de 2015. Mi tercera hermana mayor fue a casa de mis padres porque no tenía un buen ambiente para estudiar el Fa en casa. Ella se quedó allí por un mes y ayudó a mi hermano y a mi segunda hermana mayor con el trabajo de la granja. Mi tercera hermana mantuvo su corazón impasible al tratar con mi segunda hermana y su marido. Ignoró su ira y los ayudó. Ella siguió explicando la bondad de Dafa y les dijo por qué yo no pude ayudarles. Ella dijo: "Nosotros no miramos la situación desde tu punto de vista. Es nuestra culpa que estés enojada”.

Las actitudes de mi segunda hermana y su esposo cambiaron gradualmente. Él incluso la alababa. Cuando un aldeano sugirió que mi segunda hermana renunciara a su creencia en Falun Dafa, mi segunda hermana dijo severamente: "Mi hermana se beneficia de practicar Falun Dafa. Todas sus enfermedades se han ido ahora. Si deja de practicar, podría volver a enfermar”.

Mi esposo y yo también les ayudamos a levantar las cosechas, y estaban felices. En el invierno de 2015, fuimos a ayudarlos a recoger pimientos después de terminar nuestra propia cosecha. Utilicé esto como una oportunidad para hablar sobre la persecución. La actitud de mi segunda hermana mayor cambió completamente, y ella comenzó a decir que Dafa es milagroso.

Un día, mientras recogíamos pimientos, ella me compartía un problema que estaba teniendo con su marido. Había empezado a charlar con una chica en línea. Ella amaba sus canciones y decía que quería tener una aventura con él. Ella dijo que no interferiría con su familia. A pesar de que él le dijo que su relación sólo podía ser como de hermano y hermana, siguió hablando con ella.

Mi hermana estaba herida y enojada y discutió con él. Ella me dijo: "Me divorciaré de él si él va a verla. No puedo perdonarlo”.

Me sentí mal por ella y hablamos sobre cómo la moral de la sociedad de hoy está cayendo. Le dije sobre los principios de Verdad-Compasión-Tolerancia y que la degradación moral fue la razón de los problemas que ella mencionó. Le sugerí que recordara que "Falun Dafa es bueno" y que "Verdad-Compasión-Tolerancia es buena". Le dije que su Maestro la protegería.

Me escuchaba atentamente y repetía las dos oraciones cada vez que tenía tiempo. Poco a poco, dejó de pelear con su marido o de estar molesta por la chica. Su marido la vio cambiar y escuchó mi consejo; Yo le había dicho: "No es que mi hermana sea estrecha mente. Tú eres su marido y ella no quiere perderte. ¿Qué clase de mujer sería si no se preocupa por ti?".

El también cambió. Comenzó a ofrecer llevarnos en su coche cada vez que íbamos al mercado para aumentar la conciencia sobre la persecución. También nos aconsejó: "No se queden demasiado tarde, tengan cuidado!". Una vez mi tercera hermana, otros dos practicantes y yo planeamos ir a un mercado lejano en moto, hacía mucho viento y frío. Mi segunda hermana me llamó y me dijo: "Mi marido puede llevarlas al mercado, dijo que hace mucho frío, y está preocupado por ti". Mi tercera hermana y yo estuvimos emocionadas por su bondad.

Creyendo en Falun Dafa
Yo no estaba ansiosa de animar a mi segunda hermana a leer libros de Dafa, porque mi experiencia anterior sugirió que el resultado sería insatisfactorio si me apresuraba a hacer algo.

Mi segunda hermana tiene buena iluminación y cree firmemente en el Maestro y Dafa no importa lo que pase. Ella sólo seguía recitando las dos frases que yo le dije.

La segunda hija de mi tercera hermana mayor era traviesa, y a su tía, mi segunda hermana mayor no le gustaba. Mi tercera hermana y yo fuimos a quedarnos con ella ya que su marido tuvo que viajar al noreste de China. Mi tercera hermana mayor trajo a su segunda hija.

Mi segunda hermana mayor no le molestó su sobrina esta vez, cocinamos una comida para nosotros y compartimos la comida de su nieto con su sobrina con una sonrisa. Su sobrina dijo: Mi tía ha cambiado. ¡Ahora es mucho más amable!

Mi madre también notó su cambio. Antes, cuando volvíamos tarde del mercado, mi segunda hermana mayor siempre se quejaba. Esta vez, ella no se quejó, y preparó una comida para nosotros mientras cuidaba de su nieto. Mi madre dijo: "Tu segunda hermana mayor ha cambiado mucho. Le dije que ustedes dos no eran consideradas con ella al volver tan tarde y ella dijo: 'Están haciendo cosas buenas, estoy bien".

Un día, mi segunda hermana mayor me dijo: "Terminé de leer el libro de Falun Dafa que le diste a mi esposo". Yo estaba atónita y feliz. Ella me dijo: "Tráeme el libro principal". Asentí y en silencio agradecí al Maestro: mi segunda hermana mayor finalmente se conectó con Dafa.

Le dije que siguiera leyendo, incluso un poco cada día. Era primavera otra vez, y estábamos ocupados con el trabajo de la granja. Pero por muy ocupada que ella estuviera, seguía leyendo Zhuan Falun. Dijo que mientras más leía, más le gustaba. Ella me dijo con firmeza: "No te preocupes, ¡Nadie puede interferir conmigo!

Aunque mi segunda hermana mayor no ha comenzado a practicar los ejercicios, creo que tiene una relación predestinada con Falun Dafa, ella cree firmemente en Dafa.