[Minghui Net]

¡Saludos Shifu! ¡Saludos compañeros practicantes!

Empezamos un estudio grupal del Fa en mi casa en 1997, pero se detuvo cuando empezó la persecución en julio de 1999. Instados por los compañeros practicantes, empezamos a estudiar juntos de nuevo en 2004 y desde entonces hemos continuado sin interrupciones.

“Siempre que vuestra puerta esté abierta vendremos”

En 1997 más de 20 practicantes venían regularmente a mi casa para el estudio grupal. Los nuevos practicantes también venían para ver las lecciones grabadas y aprender los ejercicios. Compartíamos nuestros entendimientos y experiencias siguiendo los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Todo el mundo progresaba rápidamente y varios miembros de mi familia también empezaron a practicar, incluyendo mi marido, hijo menor y nuera. Apreciábamos mucho este ambiente de estudio en grupo.

Nuestras pacíficas vidas fueron trastornadas cuando el partido comunista empezó a perseguir a Falun Gong en julio de 1999. Bajo la intensa presión e investigación, no tuvimos elección y pusimos fin a nuestro estudio grupal.

Después de que mi hijo mayor y su esposa fueran arrestados ilegalmente en 2004, contactamos con abogados y fuimos a la policía local, la fiscalía y el tribunal para rescatarlos. Todos los practicantes trabajamos juntos en esto, sentíamos la necesidad de estudiar juntos el Fa. Por ello, nuestro estudio grupal se reanudó en 2004.

Después de que arrestaran a una practicante vino una prueba. Debido a que ella iba a menudo al estudio grupal, alguien me recordó que tuviera cuidado, puesto que la policía tenía fotos mías de cuando la visitaba en detención. Al principio tenía miedo, pero cuando pensé en ello, me di cuenta de que el estudio del Fa en grupo era uno de los formatos que Shifu nos pedía que siguiéramos. Además no deberíamos dejar de leer en grupo por ese incidente y tampoco deberíamos reconocer que se aprovechen y ser perseguidos por el régimen.

Compartí estos pensamientos después del estudio del Fa ese día y la mayoría de los practicantes estaban de acuerdo conmigo. Muchos dijeron: “Siempre que vuestra puerta esté abierta vendremos”.

Estas palabras me conmovieron profundamente. Con el apoyo de otros practicantes y a pesar del duro ambiente en China no nos saltamos nuestro estudio grupal semanal ni una sola vez,

Aclarar la verdad a los espías

Los agentes a menudo envían espías para que vigilen mi casa, especialmente durante los días denominados sensibles y durante las conferencias del partido comunista chino (PCCh). Normalmente vienen alrededor de las 8:00h y no se marchan hasta las 22:00h. A veces se quedaban durante dos semanas.

Mi marido y yo no considerábamos a estos espías malas personas, porque nos dimos cuenta de que habían sido engañados por la propaganda del PCCh para cometer malos actos. Nos acercamos a ellos, les saludamos y les explicamos los hechos sobre Falun Dafa. Se sintieron agradecidos, y desde entonces ya no nos vigilaron tan de cerca. Incluso algunos pararon de trabajar como espías.

Curiosamente, los espías que nos mandaban eran diferentes cada vez. Cuando un grupo se marchaba otro venía. Sabíamos que no era casual; esa era una rara oportunidad para que conocieran la verdad sobre Dafa.

Un día, al ver a varios espías vigilándonos, agarré algo de fruta y fui a hablar con ellos. Mientras estaban comiéndose la fruta dije: “Puesto que soy practicante de Falun Dafa te puedo contar información de primera mano. Falun Dafa es muy bueno, tan bueno que el partido comunista le tiene miedo. Por eso se inventó la autoinmolación de Tiananmen y otras mentiras para difamar a Falun Dafa”.

Luego les expliqué las consecuencias por seguir al PCCh para cometer malos actos y cómo renunciar al partido y a sus organizaciones afiliadas para un mejor futuro. Después de escuchar esto, algunos de ellos decidieron renunciar al partido inmediatamente.

Parecía que a cualquiera que le aclarábamos la verdad ya no venía más a vigilarnos. Siempre que veíamos a alguno de ellos posteriormente, nos saludaban como si fuéramos viejos amigos. Los que no tenían la oportunidad de hablar, invariablemente se quedaban cerca de mi casa hasta que hablábamos con ellos.

Sin molestias por la interferencia

Hay una comisaría a una manzana de mi casa y la policía sabe que tenemos nuestro estudio grupal. Preocupados por nuestra seguridad, algunos practicantes sugirieron que dividiéramos el grupo en varios pequeños. Aunque no presté atención a la seguridad, aprecié esta oportunidad para leer juntos el Fa y no pensaba que debíamos preocuparnos por esto. También le pedí ayuda a Shifu.

Durante estos años, los espías a menudo vienen a vigilarnos. Pero ni mi familia ni otros compañeros practicantes se sienten trastornados por ellos.

Una de las interferencias más graves ocurrió el pasado mayo. En aquel momento, mi hermano mayor fue liberado de prisión y vivía con nosotros. Siete agentes de policía vinieron a mi casa y confiscaron la foto de Shifu, libros de Falun Dafa y más de 10.000 yuanes en efectivo con las letras “Falun Dafa es bueno” impresas en los billetes.

Fue una pérdida enorme para nosotros. No obstante, aproveché la oportunidad para explicarle los hechos de Falun Dafa a la policía. Mi marido, hijo y yo miramos dentro y todos encontramos varios apegos, así como miedo, odio y lucha.

Debido a que el estudio grupal era solo dos días, pensé en contarle a los practicantes este incidente así serían conscientes de ello. Sin embargo, no pude encontrar sus teléfonos.

Al final, muchos practicantes, en realidad más de lo normal, vinieron al estudio grupal de esa semana. Hablamos sobre ese incidente y los practicantes tenían todo tipo de entendimientos. Algunos tenían miedo, otros no dijeron nada y algunos mandaron pensamientos rectos. Fue una prueba verdadera para mi marido, hijo y yo en relación a qué hacer.

Permanecí muy calmada. Después de agradecer a los practicantes por venir, les dije que mi puerta siempre estaría abierta y que siempre serían bienvenidos para que vinieran al estudio semanal. A la semana siguiente, todos estos practicantes vinieron de nuevo. Estaba muy conmovida.

Apoyándonos entre nosotros

Además de proporcionar el ambiente del estudio grupal semanal, también ayudo a los practicantes a encontrar libros de Falun Dafa y materiales de aclaración de la verdad cuando los necesitan. A través de los años, hemos tenido conflictos ocasionalmente. Pero con el estudio del Fa consistente, hemos mejorado nuestro xinxing, aumentado nuestra tolerancia y atravesado pruebas.

A veces los practicantes nos visitaban para obtener materiales cuando era el momento del estudio grupal. Hablaban con nosotros y de vez en cuando les invitábamos a comer. Esto sucedió muchas veces y nunca nos quejamos. Después de todo, somos todos Dafa dizi de Shifu y deberíamos apreciar nuestras relaciones durante este periodo de tiempo.

Los practicantes en nuestro grupo son de varias edades, desde jóvenes a ancianos. Cada semana después de estudiar el Fa, recogían materiales de aclaración de la verdad o para la distribución de DVDs de Shen Yun.

Al principio algunos practicantes tenían miedo de distribuir los materiales, así que no les forcé a llevárselos. A medida que pasaba el tiempo, entendieron la urgencia de parar la persecución y empezaron a llevarse más materiales para dar a la gente.

Un número de practicantes ancianos en nuestro grupo tiene más de 70 años. Cada semana después del estudio grupal, nos vamos a parques y supermercados, en grupos de dos o tres, para contarle a la gente los hechos sobre Falun Dafa y distribuir materiales informativos.

Hemos conocido a muchos estudiantes, especialmente en primavera y otoño, y les gustaba escucharnos y se llevaban felizmente nuestros materiales. También íbamos a los sitios cerca de las prisiones, centros de detención y tribunales para enviar pensamientos rectos.

Hemos coordinado para que más practicantes se puedan unir y hemos mejorado todos como un cuerpo.

Una pareja anciana llegó de otra ciudad. La esposa había  sido detenida y torturada, así que tenía mucho miedo. Para evitar el acoso de la policía local, vinieron a nuestra zona para estar con su hija. Gracias al estudio del Fa e intercambiar entendimientos, obtuvieron pensamientos rectos. Escribieron cartas de apelación para exponer la detención ilegal y tortura. Recientemente regresaron para continuar aclarando la verdad en su zona.

Hay varios practicantes con ejemplos similares. Siempre que nos apoyábamos entre nosotros con pensamientos rectos, los practicantes hacían rápidos progresos. Algunos pasaban tribulaciones de enfermedad y más practicantes empezaron a participar en los esfuerzos de aclaración de la verdad.

Ayudando a nuevos practicantes

Aparte de hablarle a la gente sobre Falun Dafa, también ayudamos a los practicantes a hacer esto. Muchos practicantes han aprendido a usar los ordenadores y a preparar materiales de aclaración de la verdad solos.

Un practicante empezó a practicar Falun Dafa hace dos años. Siempre trata de encontrar más opciones para salvar a la gente explicándoles los hechos sobre Falun Dafa. A menudo monta en bici y distribuye materiales en la parada de autobús, parkings y otras zonas concurridas.

Ha hecho esto tan bien que a veces la gente se pone en fila para llevarse materiales y DVDs de Shen Yun.

Otra practicante viaja a menudo a sus ciudades con una bolsa grande de materiales de Falun Dafa. Camina toda la noche para distribuir los materiales y vuelve a la mañana siguiente.

Hay muchas historias como esta y cada practicante tiene una experiencia única. Todos apreciamos nuestro estudio del Fa en grupo, nos apoyamos, hacemos las tres cosas bien y tratamos de salvar a más gente.

 

Versión en inglés: http://en.minghui.org/htmlarticles/2013/11/18/143284.html