(Minghui.org) En la apelación de dos hombres de Sichuan condenados por distribuir literatura sobre la persecución a Falun Gong, su abogado defensor reiteró el derecho constitucional de sus clientes a creer en Falun Gong y compartir información acerca de la práctica con el público.

Sostuvo que sus clientes nunca debieron haber sido enjuiciados por aspirar a ser buenas personas que se adhieren ante todo a los principios de Falun Gong de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Además, sus clientes no causaron daño a la sociedad, ni quebrantaron ninguna ley, por lo tanto, la acusación contra ellos de -"sabotear el cumplimiento de la ley" (cargo a menudo utilizado en China para procesar a los practicantes de Falun Gong)- fue infundada y no tiene base legal.

Los dos practicantes de Falun Gong injustamente acusados, el Sr. Ming de Shaolin y el Sr. Zhang Jun, también testificaron en contra de la policía, de la oficina de la fiscalía y de los funcionarios judiciales, por violar el debido proceso.

El Sr. Zhang explicó que el juez de primera instancia revocó el derecho legal de su padre para dar testimonio de él en su primer juicio en octubre pasado, en el que lo condenaron a cuatro años de prisión.

El Sr. Ming dijo que fue golpeado durante el interrogatorio policial. Después de que se negó a firmar una "evidencia", documento preparado por la policía, el oficial recurrió al uso de materiales de Falun Gong confiscados en arrestos de otros practicantes locales, como pruebas para acusar al Sr. Ming. Uno de los oficiales le dijo: "Vas a ser puesto en libertad si pagas 30.000 yuanes".

El abogado solicitó una nueva investigación de la "evidencia" que se utilizó para llegar a la sentencia de cuatro años del Sr. Ming. Sin embargo, el presidente del tribunal le interrumpió y replicó: "¡Usted me puede informar si lo desea! ¡La oficina de quejas está justo debajo!".

El fiscal amenazó con abrir una investigación al abogado de la defensa ya que este señaló que otro fiscal involucrado en el caso había cometido un incumplimiento del deber.

El abogado de la defensa y sus dos clientes insistieron en que el veredicto original fuese desechado ya que carecía de fundamento legal. El juez de la corte superior, sin embargo, no les hizo caso y aplazó la audiencia sin revocar la sentencia original.

No está claro cuál es el siguiente paso legal que el tribunal superior tiene reservado para los dos practicantes. Desde intimidar a los miembros de la familia para sabotear la relación abogado/cliente, los abusos a la ley por parte de la corte, el pronunciamiento de sentencias ilegales, y hasta el hecho de que no se dicte un veredicto en el juicio, parecen ser representativos de cómo los practicantes de Falun Gong son tratados en los tribunales de China.

La audiencia de apelación se celebró el 14 de enero de este año. Como el tribunal superior se olvidó de informar a la oficina del fiscal de la fecha del juicio, el juicio se retrasó por más de una hora, lo cual fue otra violación del procedimiento legal que el abogado defensor señaló.

El presidente del tribunal para este caso, en el tribunal intermedio de la ciudad de Nanchong, era Wang Rui. Los jueces Pu Yongjun y Ma Jianwei también estuvieron presentes. El secretario de la corte era Liu Tian. El fiscal era Luo Shengmao (mujer). El secretario de la fiscalía de la ciudad de Nanchong era Chen Cui (mujer).

http://en.minghui.org/html/articles/2015/1/28/148147.html

Categoría: Abogados y querellas