(Minghui.org) 

El cambio es habitual en nuestro mundo moderno. La gente se enfrenta constantemente al reto de cambiar las políticas, ajustarse al cambio, o ambos. Es importante entender lo que impulsa el cambio. Echemos un vistazo a esta historia de un funcionario antiguo. Tal vez su forma de cambiar las costumbres locales y traerle mejoras a la sociedad nos pueda servir como referente.

Cambiando el cuidado familiar para mejor

Xin Gongyi fue nombrado gobernador de la provincia de Min durante el período Kaihuang (581-600 d.C.) de la dinastía Sui. En ese entonces, la gente del pueblo tenía miedo de contraer una enfermedad contagiosa. Cuando alguien caía enfermo, todos, inclusive sus familiares abandonaban a los infectados. Y se dejaba a la persona morir sola.

Xin Gongyi creía que la actitud de la gente era un problema grave y pensó en maneras de cambiar la costumbre. Así que hizo llevar en camillas a su oficina a cientos de personas enfermas del lugar. Se sentaba entre ellos durante sus horas de trabajo. Les compraba medicamentos con su dinero y personalmente convencía a las personas enfermas de que tenían que comer.

Sus acciones enviaban un mensaje: El gobernador cuidará de los ciudadanos en lugar de su familia.

Se le pedía a la familia que se los lleven a casa después de que se recuperaban. Las familias, inclusive hijos y nietos, sentían vergüenza y agradecían al gobernador Xin. A partir de entonces, la gente del pueblo se hizo cargo de los enfermos y los trató con amabilidad. La costumbre cambió para mejor.

Disminución del número de demandas legales

Xin Gongyi fue luego nombrado gobernador de la provincia de Bing, donde estuvo a cargo de juzgar casos legales. Cuando las personas eran condenadas a prisión, se quedaba toda la noche en su oficina y dormía en el vestíbulo.

Sus subordinados le preguntaron: "¿Por qué te sometes a este sufrimiento?".

Él respondió: "Las personas son enviadas a la cárcel por cometer delitos porque como gobernador, no he fomentado la virtud. ¿Cómo puedo sentirme a gusto cuando la gente en mi jurisdicción es encerrada en la cárcel?".

Escuchando las palabras de Xin, los prisioneros se pusieron de rodillas con gran vergüenza. Hubo menos crímenes, y se redujo el número de causas judiciales. Las ciudades y los pueblos se volvieron más pacíficos.

La sociedad es un reflejo de su Gobernador

Las lluvias torrenciales exasperaron a los ciudadanos de la provincia de Shandong. Sufrieron inundaciones desde la zona de Chenru hasta Canghai. Sólo las áreas bajo el gobierno de Xin Gongyi no fueron dañadas por este desastre natural. Durante sus años como gobernador, se descubrió oro y plata en la zona, lo que aumentó la riqueza de los residentes.

Xin respetaba los Cielos y estaba comprometido en hacer buenas obras. Fortaleció su moral y trató bien a sus ciudadanos. En consecuencia, fue promovido a un alto cargo y vivió 89 años.

Los funcionarios como Xin consideraban que los crímenes cometidos por sus súbditos eran el resultado de su propio derrumbe moral. Los desastres naturales se pueden evitar cuando los funcionarios son virtuosos, así el país goza de paz y los ciudadanos son ricos.

Fuente: "Casos clasificados de retribución cuando el gobierno mostraba una mala conducta" es una colección de historias de Ye Liu de la dinastía Yuan

 

http://en.minghui.org/html/articles/2015/1/11/147927.html

Categoría: Cultura tradicional